miércoles, 30 de julio de 2008

Baja Meta de Agrocombustibles en Unión Europea

Etanol, de héroe a villano
Maria Luisa Mendonça
ALAI AMLATINA, 28/07/2008, Sao Paulo.-
A pesar del esfuerzo del gobierno brasileño para convencer a la comunidad internacional de que el etanol brasileño es “renovable”, entre 2007 y 2008 hubo un cambio significativo en relación a esa imagen. Recientemente, denuncias de problemas sociales y ambientales gravitaron para que la Unión Europea reduzca su meta de uso de agrocombustibles, fijada inicialmente en 10% hasta 2020.El 7 de julio de 2008, el Comité de MedioAmbiente del Parlamento Europeo aprobó la reducción de esa meta a 4% hasta 2015, cuando una nueva resolución será adoptada a partir de estudios más a profundidad sobre sus impactos. La meta del 4% incluye el uso de hidrógeno y energía eléctrica en los transportes, lo que significa una reducción todavía mayor en la utilización de agrocombustibles.Dos días entes de la votación, la agencia de noticias France Presse había registrado una reunión informal de ministros de energía de la Unión Europea y describió que “lo que parecía ser un impresionante engaño por parte de políticos en Bruselas llega a tal punto que la imagen de los biocombustibles cambió en un periodo de meses, de salvadores del clima a forajidos del clima” (EU ministers 'discover' biofuels not an obligation after all, 5/7/2008).Según nota de la organización Amigos de Terra, “miembros del Parlamento Europeo votaron para reducir de forma significativa las metas de promoción de biocombustibles ante evidencias crecientes de sus impactos en el precio de los alimentos, en los pueblos y en la biodiversidad, y de su incapacidad para combatir el cambio climático”.El propio Comité Científico de la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA - European Environment Agency) había recomendado la suspensión de la meta de 10% en la utilización de agrocombustibles y evaluado la necesidad de realizar de estudios más amplios sobre sus riesgos.El problema de muchas investigaciones realizadas anteriormente fue excluir los impactos ambientales del modelo de producción, de utilización de recursos naturales (como tierra y agua) y de la presión sobre áreas de preservación o de producción de alimentos. Un reportaje de la revista Time observa que la mayoría de los estudios ha calculado el potencial de retención de carbono de los agrocombustibles sin tomar en cuenta el impacto de la implantación de monocultivos en áreas donde la vegetación y el suelo acumulan una cantidad mayor de carbono. “Es como si esos científicos imaginasen que los biocombustibles fuesen cultivados en estacionamientos”, comenta la nota (O mito da energia limpa, 14/4/08).Uno de los estudios más importantes sobre el cambio en las formas de utilización de la tierra y su relación con el aumento en las emisiones de carbono fue publicado por la revista Science (28/2/2008). Los autores afirman que “La mayoría de los estudios anteriores descubrió que sustituir gasolina por biocombustibles podría reducir la emisión de carbono. Esos análisis no consideraron las emisiones de carbono que se producen cuando agricultores, en todo el mundo, responden al incremento de precios y convierten bosques y pastos en nuevas plantaciones, para sustituir cultivos de granos que fueron utilizados para los biocombustibles”.El artículo cita el aumento del precio de la soja como factor de influencia para acelerar la deforestación en la Amazonia y estima que su cultivo para la producción de diesel produce una “deuda de carbono” que llevaría 319 años para ser compensada. De acuerdo con el investigador Timothy Searchinger, de la Universidad de Princeton, “Bosques y pastos guardan mucho carbono, por lo tanto no hay como conseguir beneficios al transformar esas tierras en cultivos para biocombustibles”.Esa investigación demuestra que los efectos de la producción de agrocombustibles deben ser evaluados a partir de todo el ciclo de la expansión de monocultivos. En Brasil, sabemos que las plantaciones de caña avanzan rápidamente, al tiempo que “empujan” la frontera agrícola de las haciendas de ganado y soja. Ante esto, un estudio fiable de impacto ambiental tendría que incluir todo el sector agrícola.En enero de 2008, el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian constató que el etanol producido a partir de la caña de azúcar y el biodiesel hecho a partir de la soja causan más daños al medioambiente que los combustibles fósiles. La investigación alerta sobre la destrucción ambiental en Brasil, causada por el avance de las plantaciones de caña y soja en la Amazonia, en la Mata Atlántica y en el Cerrado. Según el investigador William Laurance, “la producción de combustible, sea de soja o de caña, también causa un aumento en el coste de los alimentos, tanto de forma directa como indirecta” (Agencia Lusa, 9/1/2008).Un informe de la entidad The Rights and Resources Initiative (RRI) reveló que la actual demanda de alimentos, nuevas fuentes de energía y fibras de madera para fabricación de papel debe causar “más deforestación, más conflicto, más emisiones de carbono, más cambios climáticos y menos prosperidad para todos” (BBC News, 14/7/2008, Forests to fall for food and fuel).La divulgación de esos estudios confirma las denuncias de organizaciones sociales y demuestra el cambio de tono en el debate internacional. Como observó el periódico El País “diversos centros de investigación y la mayor parte de los grupos ecológicos y de derechos humanos emiten a diario declaraciones, afirmando que los biocombustibles no contribuyen a combatir los cambios climáticos, que provocan graves impactos ambientales en regiones de alto valor ecológico, alteran el precio de los alimentos y que consolidan un modelo agrícola de explotación laboral y alta dependencia de grandes multinacionales” (Biocombustíveis perdem o rótulo ecológico, 31/3/2008). En Brasil, hay evidencias de sobra para comprobar estos impactos. Como recuerda la sabiduría popular, la peor ceguera es de aquellos que no quieren ver.
(Traducción ALAI)- Maria Luisa Mendonça es periodista y coordinadora de la Red Social de Justicia y Derechos Humanos.

martes, 29 de julio de 2008

Ministro de Agricultura de Colombia Prohibe Medios de Subsistencia

Un crimen cultural La política agraria del ministro Arias consiste en que Colombia no produzca alimentos, sino que los importe.
Por Antonio Caballero

El ministro Andrés Felipe Arias parece empeñado en destruir el sector a su cargo, que es el agro colombiano.
Lo de Carimagua fue un ejemplo elocuente: se empeñó en no entregar las tierras a los desplazados del campo, como lo disponía la ley, dándoselas en cambio a unos agroempresarios amigos con respaldo financiero. Cuando se alzó el escándalo, se las pasó a la semiprivatizada Ecopetrol para que, con mano de obra de desplazados, produzca agrocombustibles. Los cuales, según Arias, se exportarán, y generarán las divisas necesarias para importar los alimentos que ya no se producen aquí.

Para el ministro, en el campo colombiano sobra gente, y falta gran capital para la agroindustria. Así lo acaba de reiterar con un par de decretos de índole, según él, sanitaria, que prohíben la venta de leche cruda, los mataderos municipales y los trapiches paneleros. Varios cientos de miles de pequeños productores de panela, de matarifes y carniceros en los pueblos, de ganaderos dueños de hatos lecheros no tecnificados, de fabricantes y vendedores de pandeyucas y de quesillos en las carreteras, se quedarán de un tajo sin medios de subsistencia. Con ello se dará paso a las grandes pasteurizadoras, a los mataderos industriales y a los ingenios azucareros monopólicos. Y, sobre todo, a la importación. ¿Qué pasará con esas nuevas legiones de desempleados? Problema suyo. Irán a los semáforos. O a aumentar el pie de fuerza del Ejército y la Policía , que en tales circunstancias irán siendo más y más necesarios. Tal incremento del pie de fuerza se pagará con las divisas generadas por... etcétera.
Ya el senador Jorge Enrique Robledo hizo trizas al ministro Arias en un debate en el Senado, señalando las consecuencias catastróficas de su política con tal contundencia que hasta las mayorías uribistas de la Comisión Quinta (la de asuntos agropecuarios) pidieron el retiro de los decretos, falazmente justificados en motivos de salubridad pública. En un país en el que el 90 por ciento de las poblaciones carece de agua potable no se pueden cumplir las normas sanitarias que fijan los decretos del ministro, que, como observa Robledo, no se ciñen a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sino a las exigencias de la organización Mundial del Comercio, que inspiran los compromisos con el TLC firmado con los Estados unidos.
No voy a repetir aquí los argumentos sociales y económicos de Robledo. Me voy a referir al aspecto de crimen cultural de la política del ministro. Porque la cultura, para empezar, son las cosas de comer. El hombre es lo que come.

No sé qué coma el ministro. A juzgar por su aspecto rosadito de bebé para anuncios de pañales higiénicos se diría alimentado exclusivamente con yogur merengado al perfume de frambuesa. Pero a lo mejor come también, digamos, platos típicos de su tierra antioqueña: esos mismos que acaba de condenar a muerte con sus decretazos contra los mataderos de pueblo, los trapiches paneleros y los pequeños lecheros de crudo. Ni los chorizos y las morcillas, ni el chicharrón, ni la pezuña se pueden importar debidamente pasteurizados, homogenizados, refrigerados, esterilizados, bien empacados en plástico o envasados en lata, por muchas divisas procedentes de la exportación de biocombustibles que se tengan (y aun suponiendo que tales divisas no se inviertan más bien en condominios en Miami, como ha solido suceder con otras agroindustrias de exportación). Y tampoco se pueden importar el suero costeño ni las empanadas caucanas de pipián, ni el friche guajiro, ni las melcochas y los alfandoques boyacenses, ni los quesos campesinos de medio país, ni las brevas con arequipe de Bogotá, ni los champús de lulo del Valle. Ni las hormigas culonas santandereanas: no serán producidas en un trapiche de bueyes ni ordeñadas de una vaca blanca orejinegra, pero se crían nada menos que en el cementerio de Bucaramanga: así que hábleme usted de normas sanitarias y de higiene impuestas por la OMC. Es toda la comida tradicional colombiana la que Arias acaba de prohibir.
Todo eso será sustituido por alimentos de importación. Que a su vez ya no serán distribuidos en las tradicionales plazas de mercado, donde las cosas se venden crudas y sin fecha de vencimiento, sino en supermercados de grandes superficies (cada cual con su sitio de Internet destinado a llenar la plantilla única de salud del ministerio de Protección social) de cadenas multinacionales.En eso consiste la política agraria del ministro Arias: en que Colombia no produzca alimentos, sino que los importe. Lo único que quedará en el campo colombiano, además de la palma africana para biocombustibles de los amigos del ministro, serán los cultivos de coca; los únicos que han aumentado en productividad y en extensión bajo este gobierno, y también los únicos que a pesar de que son tratados únicamente con glifosfato, no encuentran barreras fitosanitarias para la exportación.

lunes, 28 de julio de 2008

Criminalizar las semillas nativas ancestrales

Ramón Vera Herrera Ojarasca La Fogata
El capitalismo ha logrado convertir cada una de las crisis que vivimos en oportunidad para hacer más negocios y ganar más. El calentamiento ambiental es progresivo y descontrolado. Estamos por entrar en una crisis de energía y patrón civilizatorio al mermar peligrosamente las fuentes de petróleo. Las ciudades desbordan sus límites por el círculo vicioso de la expulsión-migración-urbanización-invasión-expulsión.
Desborda también la basura que arrojan en los territorios de los pueblos. Surge la revuelta cuando se agota el agua y suben los precios de los alimentos, muerde el hambre y la devastación ambiental se generaliza.
Ante el calentamiento global lo que se les ocurre es sustituir superficies sembradas con alimentos por más y más tierra (que no alcanzará) dedicada a cultivar materia prima para combustibles agroindustriales que no rinden pues producen menos energía de la invertida pero promueven otras fuentes de lucro. La especulación financiera descubrió que hambrear a muchos millones de personas era un gran negocio. Las empresas diseñan nuevos transgénicos con tal de que unas cuantas grandes corporaciones amplíen su ya de por sí desmedido control sobre la cadena alimentaria con semillas patentadas y agroquímicos más tremendos que vuelven drogadictos los suelos y los devastan sin consideración, de nuevo, por el negocio.
Los funcionarios del Programa Mundial de Alimentos y de la fao llegan al colmo de proponer y pactar (a coro histérico con las fundaciones Gates y Rockefeller), una nueva Revolución Verde que propone los mismos paquetes verticalistas y homogenizantes de semillas y agroquímicos en su desastrosa primera versión. Y son estos agrotóxicos, parte sustancial de la agricultura industrial, una de las fuentes principales de los gases con efecto de invernadero.
La cruzada desarrollista seudofilantrópica de Gates y Rockefeller adquiere su rostro más siniestro cuando recordamos que estos personajes son asesorados por el genocida Ernesto Zedillo (el de la matanza de Aguas Blancas, El Charco, El Bosque y Acteal).
No hay ni de lejos la pretensión de construir un sistema alimentario más sustentable y equitativo. Sólo buscan continuar con el negocio y hacer dinero fácil. Es tabú reformular las reglas del sistema financiero o poner coto a los especuladores.
Por todo el mundo leyes y tratados de libre comercio tornan ilegal la práctica milenaria de guardar e intercambiar libremente las semillas de las comunidades porque las grandes compañías (una suerte de consorcio entre ciencia, finanzas, comercio, organismos reguladores internacionales, legislaciones y policía) han buscado afanosos desde dónde hacer un ataque directo, radical, total, para erradicar la agricultura, privatizarla, y sustituirla con pura agroindustria. Quieren diluir el potencial del talismán que le ha permitido a los sembradores seguir libres: la semilla. Ésta es la llave de las redes alimentarias, de la independencia real de los campesinos ante los modos invasores y corruptores de terratenientes, hacenderos, narcotraficantes, farmacéuticas, agroquímicas, procesadores de alimentos, supermercados y gobiernos. Los investigadores de las grandes empresas suponen que sus versiones restringidas y débiles (homogéneas dirán) de la infinita variedad de las semillas sustituyen el potencial genético infinito de los cultivos y aseguran el futuro de la producción agrícola. Pero se equivocan por completo.

Las semillas nativas, libres, comunes, de confianza, son la más antigua tradición humana viva, y dan esperanza de que haya un posible futuro. Su intercambio habla de saberes antiguos que se renuevan cada ciclo agrícola, da certeza a una diversidad biológica que se expande y fortalece el cultivo del que son germen.
Millones de colectivos cifran su vida en sembrar, limpiar, cultivar, cosechar y recoger los ejemplares más especiales para guardarlos y cambiarlos con los parientes, los vecinos, los amigos, la comunidad y otras comunidades. Con su cuidado y selección continua a lo largo de milenios, han logrado mantener una vida plena casi fuera del ramplón sistema que se apodera del mundo, en los márgenes de los aparatos de control de Estados, empresas y gobiernos. Todavía en el mundo más de 1 400 millones los campesinos producen su propia comida, alimentan al mundo y no dependen sino tangencialmente del mercado. Eso les permite mantener una vida más o menos autogobernada y cuidar de modo integral los territorios que habitan: el bosque, los páramos, la lluvia, los manantiales, los ríos, las plantas, los animales, seres y presencias, nuestros muertos.
Dejar fuera a más de 1 400 millones de campesinos del mercado alimentario es un lujo que las compañías no quieren darse. Incluirlos a fuerza amarrará sus ganancias y hará irreversible la sumisión. Expandirá el control empresarial (de la producción al comercio minorista de los alimentos). No habrá rienda suelta a sus ganancias sin regulaciones a todos esos campesinos y comunidades insumisas que desde su vida de siembra entienden el mundo de otro modo y saben que el capitalismo ambiciona sus territorios, sus recursos, sus saberes ancestrales y su mano de obra precarizada en las ciudades.
Las crisis se concatenan y entrelazan.
Es urgente producir nuestros propios alimentos, sea en el campo o en la ciudad. Quienes más mal parados estamos somos la gente de la ciudad que nos hallamos en manos de las agroindustrias y los supermercados que nos arrastrarán en su suicidio planetario. Ya es hora de tomar en serio y poner en práctica las propuestas de las comunidades campesinas. Antes fue utopía, que mucha gente calificó de trasnochada. Hoy no hay escapatoria.
¿De qué nos sirven silos atiborrados de cereales transgénicos, plagados de agroquímicos y controlados por los especuladores? Tenemos que impulsar otros alimentos, unos que la gente cuide, cultive, trabaje, gestione y valore en sus propios espacios, y no los alimentos que producen en gran escala las grandes empresas ligadas a redes de todo tipo de manipulaciones que les agregan nocividad biológica y social con tal de lucrar.
Hoy, los campesinos que guardan sus semillas y las intercambian libremente son el símbolo más claro de una resistencia planetaria contra los sistemas de control. Son también, justamente, quienes menos han sentido el embate de la crisis. El intento de erradicar las semillas que durante 10 mil años nos han dado de comer (y su cuerpo de saberes agrícolas) parece extraída de una ciencia-ficción más atroz que Farenheit 451 que describía un mundo donde se prohibían los libros y la lectura.
Dice Camila Montecinos: “si la agricultura campesina fuera ineficaz, o marginal, no habría tanto empeño en erradicarla”. En el larguísimo plazo es tan notable su potencial de autonomía, horizonte y cuestionamiento que sembrar hoy es un acto de resistencia activa.

Semillas en Utopia


Frutos de Utopia

Esta semana visitamos la experiencia de Utopía, en el marco de la creación de la Plataforma Rural del Distrito de Bogotá. Los invitamos a visitar su página web.

Semillas del Arco Iris: un nuevo esfuerzo para multiplicar semillas nativas
http://www.frutosdeutopia.org/
En Utopia estamos cosechando una gran variedad de semillas nativas , semillas que son fertiles, organicas, sin quimicos, ni trasgenicas. Los ultimos 5 años nos hemos dedicado a rescatar la biodiversidad de semillas alimentarias de los Andes, a intercambiar con otros procesos agroecologicos hermanos y a cuidarlas con amor, secarlas, cultivarlas espiritualmente para que los pequeños agricultores puedan seguir procreando la tierra.
Si les interesa adquirir estas semillas (venta o trueque) ponganse en contacto con nosotros, escribanos un email, llamenos o venga hasta Utópia, en nuestra seccion de semillas encontraras mas información
Semillas disponibles:
- 16 variedades de Habas
- 12 variedades de Maiz de altura
- 30 variedades de Papa
- 1 variedad de Maca
- 2 variedades de Quinua
-1 Amaranto
-Yakon
-Calendula
-Manzanilla
-Guisante
-Cebolla
-Alverja
-Ocas

viernes, 25 de julio de 2008

Caricatura del Día


Consulta para Liberación de Transgénicos en Perú

NOTA DE PRENSA

Ministro del Ambiente informó la realización de una consulta nacional del reglamento de bioseguridad sobre liberación de cultivos transgénicos antes de su aprobación

Este anuncio lo dió a conocer en el Encuentro Ciudadano "Defendamos nuestros recursos genéticos y nuestra agrobiodiversidad ante el ingreso y la liberación de cultivos transgénicos" realizado el día hoy Jueves 24 de julio a las 11.00 am en la sede del Ministerio del Ambiente, ante una delegación de 20 representantes de organizaciones de la sociedad civil que fueron recibidos por el Dr. Antonio Brack.

El Ministro, después de escuchar los argumentos de los diferentes representantes de la sociedad civil sobre los riesgos ambientales, económicos y a la salud de una posible aprobación de una norma que regule la liberación de cultivos transgénicos, manifestó lo siguiente:

Que, por decisión del Presidente de la República en el Consejo de Ministros, se decidió que la norma de bioseguridad del sector agricultura, sea sometido a un debate nacional, donde participen todos los actores involucrados y se recojan los aportes técnicos, ambientales, económicos y sociales sobre las implicancias de esta norma en el desarrollo del país antes de su aprobación.

Que, es competencia del Ministerio del Ambiente velar por la protección, el uso y aprovechamiento sostenible de la biodiversidad, en especial de la agrobiodiversidad y los recursos genéticos como patrimonio y potencial económico para el desarrollo del país. Por lo tanto, se tomarán todas las medidas necesarias para reducir y evitar los riesgos que puedan generar la liberación de cultivos transgénicos.

Que, el Perú tiene ventajas comparativas para desarrollar la agricultura orgánica sustentado en los recursos de la agrobiodiversidad, en ese sentido propuso promover este tipo de agricultura como prioridad nacional. Asimismo establecer el pago por servicios ambientales a los agricultores que son los guardianes de la agrobiodiversidad.

Que, el Ministerio del Ambiente se compromete a trabajar en el corto plazo la Política Nacional de Bioseguridad y Biotecnología, que establezcan los lineamientos de desarrollo científico y tecnológico para los diferentes sectores competentes, con la participación de los sectores académicos, sociedad civil, empresas, consumidores y productores.

Finalmente, solicitó que la sociedad civil se mantenga vigilante y participe activamente promoviendo la discusión, desarrollando propuestas y contribuyendo a la educación ciudadana respecto a las implicancias de la biotecnología moderna y los trangénicos.

Mayor información:

RAAA
Luis Gomero Osorio (Asesor RAAA)
Oficina: 4257955 - 3375170
lgomero@raaa. org
Celular: 999658944

miércoles, 23 de julio de 2008

Apetito Monopolista de Monsanto continúa en Salvador

EL LÍDER DE TRANSGÉNICOS COMPRÓ CRISTIANI BURKARD
Monsanto controlará 70% mercado semillasPatricia Palma Viernes, 11 de Julio de 2008"La empresa estadounidense contará con los 900 puntos de distribución, enla región, de Semillas Cristiani Burkard.La empresa estadounidense Monsanto completó este mes la compra de SemillasCristiani Burkard, empresa líder en el mercado centroamericano. Con estaadquisición, la mayor productora de semillas del mundo controlará el 70%del mercado de El Salvador y gran porcentaje del centroamericano, además dela red de distribución de más de 900 puntos con que cuenta Cristiani Burkard. La compra de la empresa, con sede en Guatemala, se ha producidosimultáneamente a la aprobación de la entrada de semillas transgénicas enEl Salvador, un mercado en el que Monsanto es el líder indiscutible, conuna cuota de entre el 70% y el 100% en varios de los cultivos. Preguntados sobre si ambos hechos están relacionados, portavoces de laempresa de Saint Louis respondieron "No precisamente. La decisión fuetomada debido a que, a través de la red de más de 900 distribuidores deCristiani, se podrían hacer llegar a más agricultores la opción de adquirirlas tecnologías de Monsanto. Sin embargo, también podremos en el futurosumar a nuestras semillas híbridas, las transgénicas". En el mercado salvadoreño de semillas existían, antes de la compra porparte de Monsanto, cinco competidores principales: "Cristiani Burkard, quecontrolaba el 70%, Prosela, con una cuota aproximada del 10%, Pioneer, conun 8% y El Surco e Ipexagro, que controlarían entre las dos el 12%restante", explicó Óscar Figueroa, gerente de la Asociación de ProveedoresAgrícolas (APA). Según Figueroa, pese a su tamaño, el mercado de El Salvador es el máscompetitivo de la región, "aun cuando somos el país más pequeño, hay máscompetencia en El Salvador que en el resto de países de Centroamérica",aseguró. Sin embargo, el número de competidores se reduce drásticamentecuando hablamos de semillas genéticamente modificadas. De las cinco compañías nombradas anteriormente, sólo Pioneer desarrollaeste tipo de insumo y su participación de mercado es hasta ahora pequeña."Pioneer lleva sólo dos años en el país", explicó Figueroa, mientrasCristiani Burkard, comenzó su actividad hace 40. En los últimos cuatro años Monsanto ha aumentado de forma exponencial suparticipación en el mercado global de semillas, principalmente por medio dela compra de otras empresas. No en vano, el 55% de los ingresos de laempresa entre 2005 y 2007, más de 3,000 millones de dólares, se destinarona nuevas adquisiciones. La ampliación de su red de distribución a través de estas compras le haregistrado importantes beneficios y le ha abierto la puerta a mercados detodo el mundo. Según Figueroa esto es, de hecho, un aspecto fundamental enel sector: "Ahora vender semillas no depende de precios, sino deabastecimiento. Implica logística internacional. Tener la semilla lista enel lugar donde se precisa", asegura. Por su parte, Carlos Corzo, responsable de ventas para Pioneer enCentroamérica, asegura que "es muy prematuro decir qué va a pasar yseguiremos trabajando como hasta ahora. Lo más importante en biotecnologíaes la calidad de la base genética que tengas. El acceso al mercado al finallo marca la preferencia de los usuarios". RÉCORD DE GANANCIAS La subida mundial del precio de los alimentos se tradujo para Monsanto enun tercer trimestre fiscal de ganancias récord. La empresa aumentó susuperávit un 42 por ciento, llegando hasta 811 millones de dólares;mientras la facturación se elevó casi un 25 por ciento, alcanzando los 3mil 600 millones de dólares. El negocio del maíz transgénico funcionó especialmente bien para Monsantoen Europa y África. En Estados Unidos la compañía se benefició sobre todode una fuerte demanda de semillas de soya y maíz, que se encuentran aprecios récord y de algodón. Con una ganancia por acción de 1.45 dólares (frente a los 1.03 del mismoperiodo del año anterior), Monsanto superó las previsiones de los analistas. Mejoró su pronóstico para el ejercicio que termina el 31 de agosto porcuarta vez en los últimos meses: el beneficio por acción se situaría ahoraen 3.63 dólares, en lugar de los $3.48 que se calculaban hasta ahora.

Enviado por Campaña Semillas de Identidad
Campaña por la defensa de la Soberania alimentaria y la Biodiversidad
Lucia Aguirre S.SWISSAID NicaraguaTelefax: 278 0877; 270 0229

Agrocombustibles: secretos y trampas del Banco Mundial

Agrocombustibles: secretos y trampas del Banco Mundial
Silvia Ribeiro*
Un informe interno confidencial del Banco Mundial (BM) de abril de 2008 demuestra que la producción de combustibles agroindustriales, particularmente los derivados del maíz, son la causa principal de los aumentos de los precios de los alimentos, reveló ayer el diario británico The Guardian . (Aditya Chakrabortty , The Guardian 4/7/ 2008).
No se trata de una pequeña contribución a la crisis alimentaria: según el informe coordinado por Don Mitchell, reconocido economista del Banco, la producción de agrocombustibles es responsable hasta en 75 por ciento del aumento de los precios alimentarios, y no de 3 por ciento, como afirma el gobierno estadunidense. Fuentes del BM declararon a The Guardian, que el informe fue suprimido para "no avergonzar al presidente Bush". Otro 15 por ciento del aumento se debería a la suba de los precios del petróleo y agroquímicos. El informe afirma que hay tres factores primarios, que en efecto dominó son responsables del aumento de los precios de los alimentos. Primero, que los granos para producción de combustibles fueron desviados de la producción alimentaria. Una tercera parte de la producción de maíz en Estados Unidos se usa para etanol en lugar de alimentos. Europa está utilizando la mitad de los aceites vegetales que produce o importa, para producir biodiesel. Segundo, el estímulo a los agricultores para que dediquen más tierra a los agrocombustibles, a costa de la tierra dedicada a producir alimentos. Tercero, la promoción de los agrocombustibles abrió un excelente terreno para la fuerte inversión de los fondos financieros especulativos, causando más aumento de precios.
Los fondos especulativos (hedge funds) salieron del sector inmobiliario en crisis y entraron agresivamente a la compra de stocks presentes y futuros de granos, empujando el alza de los precios, como parte de las apuestas financieras. Actualmente, más de 60 por ciento de las reservas y producción futura de maíz, trigo y soya han sido compradas por este tipo de fondos. El informe confirma también que el aumento de poder adquisitivo en países como China e India "no llevó a aumentos en la demanda de granos a nivel global", tal como explicó claramente Alejandro Nadal (Adiós al factor China, La Jornada, 11/6/2008). Este es uno de los argumentos favoritos de Estados Unidos y Brasil, para justificar la crisis alimentaria y exculparse por la agresiva promoción de agrocombustibles. Mitchell concluye, sin embargo, que el impacto del etanol brasilero no tuvo la misma carga en la debacle internacional de precios. Claro que para el Banco Mundial , el hecho de que el etanol brasilero sea subsidiado con trabajo semiesclavo y devastación de ecosistemas únicos, no es un costo.
Según datos del Financial Times (30/10/07), el subsidio anual de los países de la OCDE a los combustibles agroindustriales es de 15 mil millones dólares anuales. David King, anteriormente jefe de asesores científicos del gobierno británico, declaró a The Guardian "(con los biocombustibles) estamos subsidiando el aumento del precio de los alimentos mientras que no hacemos nada para enfrentar realmente al cambio climático".
No es la primera vez que el Banco Mundial critica los agrocombustibles, pero este informe es mucho más detallado y preciso que los anteriores. Sin embargo, la propuesta "alternativa" del Banco, igual que la de las empresas de agronegocios, es que se aumente la ayuda alimentaria (así se subsidia a las mismas empresas de agronegocios que ganan tanto con alimentos caros como con agrocombustibles, y además venden los granos como "ayuda" alimentaria), mientras se refuerza el apoyo a las próximas generaciones de agrocombustibles, que conllevan cultivos y árboles transgénicos o cosas peores, como vida sintética artificial -con lo cual igual compiten por tierras y agua. En este escenario, es absurdo y criminal que el gobierno mexicano siga insistiendo en la producción de agrocombustibles, que solamente beneficiarán (en grande, eso sí) a las grandes transnacionales de los agronegocios que dominan el comercio de granos en México y en el mundo, como Cargill y ADM, y a las que controlan la semillas de maíz u otros cultivos dedicados a ese fin, como Monsanto, Syngenta y Dupont, los barones de los transgénicos.
Cualquier inversión en agrocombustibles, del tipo que sean, espoleará la escasez y carestía de los alimentos. Si además, se autorizara el maíz transgénico, como pretende el gobierno para complacer a las transnacionales, se aumentará la dependencia de las empresas extranjeras, al tiempo que la contaminación transgénica dañará los cultivos convencionales y tradicionales, patrimonio histórico de México, que en manos de sus campesinos, son la verdadera solución para la producción de alimentos y la soberanía alimentaria.
*Investigadora del Grupo ETC

lunes, 21 de julio de 2008

Monsanto condenada

Monsanto condenada por publicidad mentirosa
martes, 08 de julio de 2008
Fue el fallo de un tribunal francés de la ciudad de Lyon al declararla culpable del delito de "publicidad mentirosa". En las etiquetas y piezas publicitarias de su producto Roundup Ready, Monsanto anunciaba que el herbicida "es totalmente biodegradable" y que su uso deja "el suelo limpio". Lyon, Francia, 1 febrero 2007.- La corporación transnacional Monsanto fue condenada el pasado 26 de enero por un tribunal francés de la ciudad de Lyon, a pagar varias multas después de declararla culpable del delito de "publicidad mentirosa". En las etiquetas y piezas publicitarias de su producto Roundup Ready, Monsanto anunciaba que el herbicida "es totalmente biodegradable" y que su uso deja "el suelo limpio". La condena se produjo como corolario de una denuncia presentada en 2001 por la ONG francesa Eaux et Rivières de Bretagne (ERB) ante el Ministerio del Medioambiente y el secretariado de Estado para los Consumidores. ERB acusó a Monsanto Agriculture France, y a Scotts France, distribuidora en Francia del Roundup, de mentir en su publicidad. Y aportó pruebas. Sobre las etiquetas de seis diferentes productos de Monsanto conteniendo Roundup, cuyo principio activo es el glifosato, se anunciaba que el herbicida tenía ventajas ambientales en relación con sus competidores. Esas ventajas, según Monsanto, eran que el Roundup es "100 por ciento biodegradable, limpio, respeta el medioambiente, eficacia y seguridad para el medioambiente, utilizado según las indicaciones del fabricante no presenta riesgos particulares para el ser humano o los animales domésticos". Miente, miente, que siempre algo quedará Monsanto ha hecho suya la máxima acuñada por Goebbels, el ministro de Instrucción Pública y Propaganda de Hitler. Ya en 1996 había sido condenada en un juicio similar en Nueva York, Estados Unidos, y fue obligada a dejar de engañar al público, pero en Europa continuó mintiendo hasta 2003, cuando resultó evidente que sus métodos de mercadeo estaban siendo investigados. Sin embargo, en ese período y gracias a onerosas campañas publicitarias en medios gráficos y audiovisuales que la llevaron a ser la principal anunciante del sector en Francia, el Roundup se transformó en el herbicida más aplicado en jardines y tierras galas. La mentira es una regla para Monsanto1, que ha promovido su "agricultura transgénica" con base en engaños, falsedades y promesas nunca cumplidas. No obstante, su soja RR (resistente al Roundup) es el grano más producido en el mundo. Ahora, con la reciente adquisición de Delta&Pine Land2, una de las principales productoras de semillas del mundo, Monsanto es también propietaria de la llamada "tecnología Terminator" por la cual las plantas se autoesterilizan al madurar, impidiendo así que los cultivadores y campesinos extraigan semillas de sus plantas y deban comprarlas. "Cuando en 2000 Monsanto realizó una enorme campaña publicitaria en televisión para el Roundup, nosotros acabábamos de obtener los resultados de estudios que mostraban la presencia masiva de glifosato, el principio activo del Roundup, en los ríos bretones", recuerda Gilles Huet, delegado de la ERB. Y agrega que "Con estas mentiras Monsanto logró la expansión del uso de este producto"3. Según la asociación, y a pesar de que en 2001 la Comisión Europea clasificó al glifosato como "tóxico para los organismos acuáticos" y capaz de "provocar efectos nefastos para el ambiente a largo plazo", las dos principales moléculas del glifosato se encuentran presentes en el 55 y 35 por ciento de las aguas superficiales francesas4. En sus considerandos, el tribunal de Lyon entendió que el glifosato no es biodegradable ni siquiera según las especificaciones del producto incluidas por Monsanto en el embalaje, y por tanto tampoco deja el suelo limpio, más aún teniendo en cuenta que se recomienda su uso permanente. Y además señaló que Monsanto y Scotts France conocían las características ecotóxicas del producto, pero que a pesar de ello difundieron mensajes publicitarios engañosos "conteniendo argumentos ecológicos erróneos con el objetivo de hacer creer falsamente en la existencia de una inocuidad total e inmediata para el ambiente de sus productos". Después de haber suspendido la audiencia en dos oportunidades, finalmente el tribunal condenó a Monsanto Agriculture France a pagar una multa de 15 mil euros y a Scotts France con una multa similar por haber incurrido en el delito de "publicidad mentirosa".
Fuente: AFP / Rel-UITA

lunes, 14 de julio de 2008

Transgénicos en Ecuador

LA NUEVA CONSTITUCION DEL ECUADOR
EL ECUADOR PUEDE SER TIERRA LIBRE DE TRANSGÉNICOSRALLT
En el proceso constitucional que vive el Ecuador, uno de los temas que más discusión ha causado ha estado centrado en torno a la soberanía alimentaria y sobre si se debe prohibir o no los organismos genéticamente modificados. Desde un inicio, la gran mayoría de asambleístas se inclinaron por declarar al país Libre de transgénicos. La problemática de los transgénicos fue tratada por dos mesas constitucionales; la Mesa 5 que trata el tema de la biodiversidad y los recursos naturales, y la Mesa 6 que trata sobre la propiedad y la producción. La Mesa 5 realizó una serie de foros en todo el país, y en todas partes organizaciones campesinas, de pueblos indígenas, consumidores, personas comunes y corrientes pedían que el Ecuador sea declarado Libre de Transgénicos. A estas voces se unieron otras, como un grupo de trabajo sobre temas de salud, organizaciones que promueven el desarrollo rural. Es difícil pensar que otro tema haya tenido tanto unanimidad en la sociedad como este, que veía la necesidad de que el Ecuador se mantenga libre de transgénicos.
PRESIONES A LA ASAMBLEA
Pero la Asamblea recibió una fuerte presión por parte de la industria, especialmente aquella relacionada con la cadena del maíz y la avicultura, porque para ellos es más barato importar maíz subsidiado y transgénico de Estados Unidos, que comprar a los productores Ecuatorianos. Lo mismo sucede con la soya. Este sector está muy interesado en que se legalice la liberación de semillas y cultivos transgénicos, pues la empresa que mantiene el oligopolio de la cadena, PRONACA, es la representante de Monsanto y Bayer en el Ecuador. Dentro de su negocio, se incluye la agricultura de contrato, es decir, entregar a los campesinos semillas híbridas de maíz junto con un paquete tecnológico, y cobrarles con la producción, así el campesino asume todo el riesgo. Pasar de los híbridos a los transgénicos es, en este contexto muy fácil. Pero estamos hablando de introducir en nuestros suelos semillas de maíz transgénico, siendo el Ecuador un centro de diversidad del maíz. Este es un cultivo que tiene más de 5 mil años de historia en nuestro país, pues los habitantes de Valdivia, los primeros alfareros y agricultores de América del Sur, ya sembraban maíz. La biodiversidad de maíz se mantiene hasta nuestros días, y juega un papel cultural muy importante en las comunidades rurales de la Sierra, Costa y Amazonía. El complejo alimenticio maíz, fréjol, zambo de origen muy antiguo se ha mantenido casi inalterable hasta nuestros días. El maíz le da el soporte mecánico que el fréjol necesita, y el fréjol fija Nitrógeno en el suelo, mejorando su calidad. Los tres alimentos constituyen además alimentos complementarios para la dieta campesina. El maíz no es únicamente la base de la alimentación, sino también de la alimentación ritual y festiva. El maíz sirve para todo: para celebrar un nacimiento o un entierro, para elaborar la chicha de las grandes fiestas, para brindar maíz tostado a los visitantes, etc. El maíz está siempre presente en la comida del campesino. ¿Podemos pensar en una chicha de jora hecha con maíz transgénico? Suena a sacrilegio. Esto puede sonar a un absurdo porque el maíz transgénico se usa principalmente para alimentación animal, pero se corre el peligro que, como en México, nuestras variedades tradicionales se contaminen.
EL PAPEL DEL SECTOR ACADÉMICO
Otro sector que ejerció presión fue un grupo de académicos quienes a pesar de no tener la capacidad científica para hacer transgénicos en el país, veían con expectativa su liberación para poder ser contratados como “evaluares de riesgo”, el método de bioseguridad que consideraban que se debía implementar en el país, antes que una prohibición abierta, en un país megadiverso, centro de origen y diversidad de muchos cultivos y autosuficiente alimentariamente en un 85% de lo que consume, de acuerdo a un informe del Colegio de Economistas A pesar de que este sector decía hablar con argumentos científicos, usaban argumentos seudo-científicos para sustentar sus posiciones, como que los seres humanos somos transgénicos porque tenemos miles de cadáveres de virus en nuestro organismo, o que el queso es hecho con cuajo transgénico, y que nos quedaremos sin queso si se declara el Ecuador Libre de Transgénicos, olvidando que el queso tiene 6 mil años de historia y que el uso del cuajo se remonta a la civilización egipcia, y no porque ahora la Pfizer haya desarrollado un cuajo recombinante significa que los campesinos queseros a lo largo del callejón interandino hayan abandonado sus formas tradicionales de hacer queso.
LA ASAMBLEA POR UN LADO, EL GOBIERNO POR OTRO
A esto se suma que dentro del gobierno central hay sectores que defienden y otros que se oponen a la agricultura transgénica. Por ejemplo, con el fin de reactivar la producción, se han identificado algunos sectores que deben ser promocionados, que necesitan nuevas inversiones para acelerar su crecimiento, incluyendo la acuacultura, flores, biocombustibles, silvicultura con madera y muebles, frutas y vegetales procesados, pesca. Para promocionar estos sectores, se ha elaboración un Plan de Desarrollo Productivo y se empezó a crear un instituto de inversión productiva. Ninguno de estos sectores están dirigidos a defender la soberanía alimentaria. Todos se dirigen a la exportación. Por otro lado, el Ejecutivo ha propuesto a la Asamblea un “Mandato Agrario”, a través del cual desea superar la inflación en el sector agrícola en el país. Los planteamientos que van, desde subsidios directos para insumos agrícolas (fertilizantes y agrotóxicos) por 6 meses, y exoneración del 100% de impuestos a los importadores de agroquímicos. Se beneficiarían también de la exoneración de impuestos las empresas agro-alimenticias, si es que estas reinvierten en la producción el 100% de sus utilidades. Se exonera del IVA a insumos agrícolas y todos los bienes de capital, exoneración de aranceles a todos los bienes de capital e insumos productivos que no se producen e el país. Esta propuesta profundizaría el modelo de la Revolución Verde, favorecería a las cinco empresas que controlan la importación de insumos agrícolas en el país, e ignora que el incremento en el precio de los alimentos responde a una crisis estructural mundial, y que para ciertos productos a nivel mundial, especialmente en el sector de los granos, las cosechas están compradas con anterioridad, y por lo mismo, los precios han sido establecidos de antemano.
EL TEXTO CONSTITUCIONAL SOBRE TRANSGÉNICOS
En este contexto, fue difícil llegar a un acuerdo sobre el texto constitucional en relación a los transgénicos. Es por eso que el texto constitucional fue un texto consensuado que dice: “Se declara al Ecuador como país libre de cultivos y semillas transgénicas. Sólo por excepción y en caso de interés nacional debidamente fundamentado por el Presidente de la República y aprobado por la mayoría de la Asamblea Nacional, se podrán introducir semillas genéticamente modificadas. El Estado regulará bajo estrictas normas de bioseguridad el uso y el desarrollo de la biotecnología, así como su experimentación, uso y comercialización”. Se hace una declaración de país libre de transgénicos, pero abre una pqueña puerta a excepciones. Por otro lado, hace un llamado a aplicar normas de bioseguridad para otras aplicaciones de la biotecnología (por ejemplo para bioremediación y medicina).

viernes, 11 de julio de 2008

La Llave de los Campos - Suiza



La Llave de los Campos … 25 años.
Qué es la llave de los campos?
La Llave de los Campos es una cooperativa de verduras biológicas que reagrupa a los consumidores y el productor. La cosecha es compartida entre los consumidores / cooperadores que participan también en el trabajo del jardín y a la gestión de la sociedad. Año de fundación: 1982.

Una cooperativa de verduras que reagrupa a los consumidores y el productor. Nuestra filosofía podría resumirse en tres palabras: calidad, proximidad y participación. Cultivamos a dos pasos de los consumidores, las verduras bajo la marca de fábrica " el botón " bio suizo. Las cooperadoras y los cooperadores participan, con el jardinero, en las decisiones, ponen manos a la obra y, por fin saborean el resultado en su plato.

Nos comprometemos en trabajar en el jardín (o en la gestión de la sociedad) por lo menos 18 horas - o 6 mediodías - al año. Esto nos permite de una parte producir verduras a un coste interesante y por otra parte organizar las cosechas semanales. Le entregamos cada semana, de finales de abril a mediados de diciembre, verduras el jueves por la tarde en depósitos a Porrentruy, Courgenay, Chevenez y Delémont. Los cooperadores pasan por el depósito y se llevan su cesta. En otoño encontramos allí también una entrega de verduras de guardia (zanahorias, cebollas, raíces rojo, apios, etc.). El invierno, una cesta es propuesta al principio de cada mes (hierba de los canónigos, sauerkraut, etc.) Flores e hierbas aromáticas están a nuestra disposición en el jardín. Ordenes de verduras y de hierbas son entregadas o con las verduras en primavera o están a disposición en el invernadero a un precio reducido.

La parte estándar de verduras es facturada F 750.-o F 1070.-(gran parte) por un año, pagadera en dos veces hasta finales de julio. Todo nuevo cooperador adquiere por lo menos una parte social de F 100.-y dos cestas por el precio de F 15.-.

El jardinero profesional comprometido con nuestra cooperativa trabaja cada día en el jardín. Con la ayuda del comité de la cooperativa, coordina los trabajos efectuados por los cooperadores. También vela por la cosecha y por la entrega semanal de las verduras.

En nuestro jardín podemos encontrar allí a otros cooperadores. Para trabajar en eso, por cierto, pero igual para sacar provecho de un cuadro descansado y amistoso. En primavera organizamos un día de " Puerta abierta " con acogida de los nuevos miembros. Cada verano, organizamos una gran fiesta al jardín. En nuestro jardín también podemos servirnos de algunas verduras frescas sin costes suplementarios.

Nuestra cooperativa nos propone también compras agrupadas dos veces por año, tiene allí por productos: cereales, vinos, el aceite, etc. ellos todos de calidad bio.


El trabajo al jardín
El éxito de nuestros cultivos de verduras está basado en el trabajo del comité, de cada cooperadora y cooperador, los curcillistas, los ayudantes ocasionales y sobre todo de su jardinero. Nuestra cooperativa puede funcionar bien sólo con las horas de trabajo abastecidas por sus miembros.
He aquí cómo efectuar, en las mejores condiciones, las 18 horas (o 6 mediodía) por familia y al año:

1. Sacar provecho de días de trabajo, que se efectuan CADA PRIMER SÁBADO DEL MES por cualquier tiempo (o casi). Usted es bienvenido, inscrito o no, en principio al jardín a Courgenay (Moulin-de-la-Terre). Preparare el mayor trabajo posible y variado, según la temporada desde luego.
2. Inscribirse para las cosechas del JUEVES (muy importante), la tarde (o eventualmente el jueves por la mañana o el miércoles por la tarde o por la tarde).
3. Participar de la siembra en el invernadero en Courgenay (de febrero a principios de agosto). Usted puede también participar en su casa (en Porrentruy y alrededores, le aporto de buena gana recipientes).
4. Ayudar a las manifestaciones diversas organizadas por, o con, la participación de La Llave de los Campos.
5. Venir a trabajar cualquier día o por la tarde. Al jardín en Courgenay, en Moulin-de-la-Terre, usted encontrará siempre una lista de trabajos fijada en el " túnel estancia " (trabajos realizables sin mi ayuda).

He aquí la lista (no exhaustiva) de los trabajos a La Llave de los Campos:
- Jardinería (repinchar, plantar, desherbar, escardar, cosechar).
- Mantenimiento y reparaciones (máquinas, utensilios), invernadero, túneles plásticos, talla de setos, etc.
- Construcciones (desplazar túneles, poner enrejados o tutores a guisante y a judías, atar los tomates y los pepinos, etc.).
- Cosecha (cumplir las cestas de verduras, transporte).
- Participación a las manifestaciones de La Llave de los Campos (tener stands, Fiesta anual, preparar pasteles y ensaladas, lavar verduras, etc.).
- Trabajos de administración

Horas de trabajo

Continuamos el sistema de autocontrol de las horas de trabajo efectuadas por las cooperadoras y cooperadores.

Con este fin, un archivador en el cual usted puede anotar su horas de trabajo estará disponible en la invernadero para Courgenay y el segundo al jardín en Courgenay / Moulin-de-la-Terre, en el " túnel estancia ".
He aquí las posibilidades de hacer sus horas de trabajo:
1. Sacar provecho de días de trabajo o cosechas del jueves por la tarde, o venir para trabajar en su elección cuando quiera. En este último caso, es preferible anunciarse con el jardinero si usted no quiere seguir la lista de trabajos fijada al jardín
2. Enviar a alguien a su sitio (o desembarcar al jardín en fuerza con amigos, por ejemplo)
3. Pagar una parte de sus horas no hechas. El comité le propone 15 francos por hora; este dinero le permite al jardinero contratar ayudantes, por ejemplo curcillistas, civilistas o jóvenes que buscan el trabajo durante vacaciones.
Entregas y cosecha de verduras
Nuestro sistema de depósitos y de organización del trabajo de las cosechas es sostenido.
Las verduras son entregadas cada JUEVES POR LA TARDE a los depósitos siguientes: Courgenay, Delémont, Porrentruy, Chevenez, St Ursanne

Nuestros objetivos para las entregas de verduras
- En cada saco semanal, entre uno y tres tipos de verduras diferentes del saco anterior.
- Entregar los principales tipos de verduras en suficiente cantidad para una -dos comidas.
- Verduras suplementarias están disponibles regularmente en los depósitos además de la cesta semanal.
- Las hierbas aromáticas son entregadas en matero a principios de temporada.
- Las verduras poco han sido lavadas, vale más cosechar más al jardín que invertir en el tiempo de lavado.
- Bastantes judías, guisante y guisante judía verde crecida para permitir a todos los cooperadores que lo desean de hacer conservas (a cosechar él mismo).

martes, 8 de julio de 2008

Seminario OGM Bonn - Conclusiones

CONCLUSIONES DEL SEMINARIO
SITUACION DE LOS CULTIVOS TRANSGENICOS EN AMERICA LATINA
Bonn, Alemania, 14 Mayo 2008

El Seminario “Situación de los Transgénicos en América Latina” fue coordinado por la Fundación Sociedades Sustentables como parte de la Red por una América Latina Libre de Transgénicos (RALLT). Se efectúo en las dependencias de Gustav Stressmann Institute en Bonn, Alemania, el Miércoles 14 Mayo de 2008, y se realizo como un evento paralelo a las negociaciones de la Cuarta Reunión de las Partes del Protocolo de Cartagena.

El programa del seminario se cumplió cabalmente con 6 presentaciones, comenzando con un panorama general de los transgénicos en América Latina, después se presento la situación de la papa transgénica y se continuó con cuatro presentaciones sobre las situaciones nacionales en Brasil, Argentina, Paraguay y Chile. El programa fue el siguiente:

1. La situación de los transgénicos en América Latina. Elizabeth Bravo, Acción Ecológica, Ecuador. Coordinadora RALLT (la charla fue presentada por Maria Isabel Manzur en reemplazo de Elizabeth Bravo que no pudo asistir)
2. La situación de la papa transgénica en América Latina. Georgina Catacora, Tierra Viva, Bolivia.
3. La situación de los transgénicos en Argentina, Jorge Rulli, Grupo de Reflexión Rural, Argentina.
4. Impactos del cultivo de la soja en Paraguay. Gilda Roa, Movimiento Agrario Campesino, Paraguay.
5. La situación de las semillas transgénicas y cultivos farmacéuticos en Chile. María Isabel Manzur, Fundación Sociedades Sustentables, Chile.
6. La situación y la soya y el maíz transgénico en Brasil. Gabriel Fernades, ASPTA, Brasil.

El seminario contó con la participación de alrededor de 40 personas. Fue moderado por Mari Carcamo de Rapal Uruguay, el debate estuvo a cargo de María Isabel Manzur de Chile y la traducción al ingles la efectuó Carmelo Ruiz de Puerto Rico quien gentilmente nos colaboró de forma voluntaria. La lista de asistentes se adjunta en el Anexo a este documento.

Posterior a las presentaciones, el seminario finalizó con un enriquecedor debate sobre las prioridades de acción en América Latina respecto a los transgénicos y su expansión. Las propuestas efectuadas por los participantes se resumen a continuación de manera resumida.
Se mencionaron las siguientes necesidades de acción:

Diagnóstico - Monitoreo
Efectuar un diagnostico de la situación de los transgénicos en los países de América Latina.
Efectuar un diagnóstico de las estrategias de las empresas a nivel continental y un mapeo de las áreas donde están presentes las corporaciones.
Efectuar monitoreos de la contaminación accidental de semillas y la entrada ilegal de semillas transgénicas a los países. Para esto se requiere de acceso a test kits baratos y sencillos de utilizar.
Monitorear los proyectos de papas transgénicas del Centro Internacional de la Papa (CIP) en Perú.
Monitorear la expulsión de campesinos de sus tierras para aumentar la superficie de cultivos transgénicos en los países donde esta ocurriendo.

Protección de Semillas
Proteger los centros de biodiversidad y de origen en América Latina y declararlos zonas libres de transgénicos. Todas las campañas debieran incluir esta temática.
Se debiera además apoyar y mantener las zonas libres que aun existen.
Apoyar a los productores no transgénicos para mantener sus cultivos libres de transgénicos y apoyar acciones de Indemnización por contaminación.
Fomentar la conservación de las semillas tradicionales, incluir a los agricultores como conservadores de las semillas y multiplicar los bancos de semillas.
Realizar campañas a nivel local y a nivel global de forma articulada.
Dar a conocer las iniciativas en América Latina sobre conservación de biodiversidad agrícola.

Intercambio de Información
Potenciar el intercambio de información en la región. Apoyar a la Red por una América Latina Libre de Transgénicos (RALLT) como un órgano importante de difusión de información y coordinación.
Realizar un boletín mensual analítico de la situación de América Latina.
Efectuar seminarios regionales y una reunión a nivel del continente que recoja los resultados de los seminarios regionales.
Efectuar talleres regionales de las comunidades indígenas y nativas sobre conocimiento colectivo y patentamiento.
Hacer accesible la información sobre transgénicos, acceso a recursos genéticos, patentes, a las comunidades a nivel local.

Acciones Legales
Enfrentar el problema humanitario que se está generando en varios países de América Latina (expulsiones, envenenamientos por plaguicidas, crímenes, persecuciones etc), producto de la expansión de la soya transgénica. Utilizar herramientas jurídicas, como la Corte Internacional de la Haya por crímenes contra la humanidad.
Enfrentar el tema de la mayor expansión de la frontera transgénica, de las superficies de cultivos y de mas tipos de cultivos aprobados.
Utilizar leyes antitrust y redes.

Aumento de Conciencia –Trabajo en Redes
Fortalecer la educación de jóvenes de culturas originarias para conservar sus recursos.
Aumentar la conciencia y la sensibilidad en los consumidores y autoridades de países importadores de semillas o granos transgénicos sobre el alto costo que implica la producción de estos cultivos en países productores, de los impactos de vidas humanas, a la salud, socioeconómicos y a la biodiversidad.
Establecer lazos entre consumidores del norte y productores de transgénicos y la sociedad civil de países del Sur. Fortalecer el poder de los consumidores para rechazar los productos transgénicos. Establecer campañas coordinadas entre países del norte y del sur.
Utilizar redes existentes europeas o de otros países, que monitorean a las corporaciones.
Generar sistemas de activismo por Internet.

Varios
Se debe denunciar el aumento del uso de herbicida en los cultivos transgénicos y efectuar campañas contra el glifosato y sus impactos en la biodiversidad, en la creación de supermalezas , impactos en los anfibios y la salud humana. También denunciar los impactos de la toxina del maíz Bt y del glifosato en el suelo.
Cuestionar no solo los transgénicos sino el modelo de monocultivo. Las denuncias deben mostrar el modelo alternativo evitando mostrar a la soya convencional como alternativa a la soya transgénica, sino enfatizar que la verdadera alternativa es la soya agroecológica.
Se debe denunciar que la soya transgénica sustentable es una solución falsa.
Se debe aclarar que la soya transgénica no es una solución al cambio climático pues es más susceptible por su homogeneidad genética.
SE debe promover la agricultura agroecológica como alternativa al modelo de monocultivos y transgénicos, capacitar a lideres campesinos en agroecología y sistematizar las experiencias. La conservación de semillas debe hacerse bajo un modelo agroecológico y se debe masificar la información sobre agroecología.
Es indispensable promover el control de las semillas y el control de la tierra. Se debe evitar la perdida de territorio y asegurar el acceso a tierra y semilla que permita una soberanía territorial, cultural y alimentaria.
Se debe estar atento que la expansión de los agrocombustibles en América Latina que propicia la expansión de los transgénicos.
Es indispensable buscar apoyo financiero a las campañas contra los transgénicos en América Latina.
Detener la producción de semillas transgénicas y cultivos farmacéuticos en América Latina.

lunes, 7 de julio de 2008

Decretos Leche Cruda

LOS DECRETOS SOBRE LA LECHE EN CANTINA; UN EJEMPLO DE “CONFIANZA–INVERSIONISTA”
Aurelio Suárez Montoya, La Tarde, Pereira, julio 1 de 2008
Se vienen discutiendo los motivos e impactos sanitarios, económicos y sociales de los decretos 616 y 2838 de 2006 del ministerio de Protección Social que prohibieron la comercialización de “leche cruda” y de “leche cruda enfriada” para el consumo humano directo. En estos decretos se veda, desde el 24 de agosto de 2008, la venta, distribución y transporte de la leche que no ha sido sometida a ningún tipo de higienización ni de terminación (aunque se haya sometido a conservación). En otras palabras, se suprimirá la leche que millones de hogares compran para consumir hervida y se les obligará a comprar solamente leche pasteurizada.
Los decretos invocan el artículo 78 de la Constitución, que responsabiliza a quienes “atenten contra la salud, seguridad y el adecuado aprovisionamiento a consumidores y usuarios”, y los compromisos adquiridos en la Organización Mundial del Comercio (OMC), en particular el que obliga “adoptar medidas necesarias para la protección de intereses esenciales en materia de seguridad de todos los productos…”. Los dos decretos asumen que para la leche tales compromisos se cumplen eliminando la leche para hervir o “leche en cantina”.
No piensa lo mismo la Organización Mundial de la Salud (OMS). En este caso, que trata del alimento más accesible como fuente de proteína animal, los salubristas discrepan de los comerciantes. La OMS no sólo no prohíbe la leche hervida, ni la excluye de sus reglamentos, sino que la acoge como alimento. En los “Principios de orientación para la alimentación de niños no amamantados entre los 6 y los 24 meses de edad” (OMS, 2007), en el capítulo sobre “contenido nutricional”, al definir la leche cruda, la clasifica como la que “no está ni pasteurizada ni hervida”; que no es lo mismo que dicen los decretos del ministro de Protección. Así mismo, reitera que “la inocuidad de la leche sólo se consigue mediante una combinación de buenas prácticas higiénicas y el tratamiento térmico de la leche” (que es lo que se hace en los hogares al hervirla) y en un manual para maestros de Centroamérica y Panamá sobre alimentos seguros recomienda la leche hervida como uno de ellos (OPS-INCAP, 2005).
¿Por qué en otros países se recomienda lo que aquí se proscribe? En estas épocas de fementido “libre comercio”, la competencia por los mercados se da arbitrariamente. Las naciones del Norte, por ejemplo, conservan inmensos subsidios agrícolas y, merced a ellos, sus consorcios del agro-negocio exportan los excedentes a precios por debajo del costo; igualmente, la manipulación de las reglas impide el acceso de los productos del Sur a los países ricos y también, como en este caso, se imponen reglas para sacar del camino a los eslabones débiles que por muchas circunstancias, bien económicas o bien por abandono oficial, no pueden cumplirlas. El mismo Banco Mundial se refiere a casos de “discriminación ilegítima” como es éste que nos ocupa. (BM, 2004, “Comercio agrícola global y países en desarrollo”)
¿A quiénes afectarán los decretos? Muchos pequeños productores lecheros quienes, por la lejanía de sus predios, serán abandonados por las empresas pasteurizadoras que no verán rentable desplazarse para acopiar volúmenes exiguos; los comerciantes conocidos como “jarreadores”, cuyo oficio quedó, en la práctica, ilegalizado; las industrias caseras, que estarán supeditadas a proveerse de la materia prima exclusivamente en las pasteurizadoras y, los consumidores, que pagarán el doble por un litro de leche, siendo la mayoría de bajos ingresos.
Los cálculos más conservadores indican que el 12% de la leche que se consume en Colombia es para el mercado interno de leche cruda. Como la producción anual es de 6.000 millones de litros, ese porcentaje representará, una vez pasteurizado, un valor superior a los 700 millones de dólares. He ahí la porción que quedará ahora en muy pocas manos gracias a los decretos del ministro Palacio. Es un sector donde las 10 primeras firmas vendieron $3,3 billones en 2007, 19% más que en 2006, pero donde las cinco primeras, tres de ellas de capital extranjero, se alzaron con 90 de cada 100 pesos, las mismas que para los próximos años han anunciado cuantiosas inversiones. Su expansión no sólo se dará por la busca de mercados externos sino por este nuevo filón que se les concederá en detrimento de centenares de miles de personas que se verán expulsadas o con mínimos márgenes para su actividad ante el fortalecimiento de la posición dominante de las “reinas” del sector. Esta forma de dirimir la competencia, a mansalva y sobre-seguro, “de burro amarrado”, es, sin duda, una de las modalidades de la “confianza-inversionista”, no importa que para implantarla haya que pasar por encima del trabajo de centenares de miles y de la seguridad alimentaria de los pobres.