miércoles, 31 de agosto de 2011

Catálogo de Frijoles Criollos de Ipala, Guatemala

miércoles 31 de agosto de 2011

Los frijoles criollos de Ipala

Se encuentra disponible al público el Catálogo de Frijoles Criollos de Ipala, Guatemala, el cual es resultado de una investigación agronómica, impulsada en comunidades campesinas por el Proyecto Red SICTA, del IICA y la Cooperación Suiza en América Central.

Esta investigación muestra los resultados de la recolección de muestras de campo, análisis mediante criterios de localización geo-referencial, la identificación del productor que lo conserva y consume, el nombre local del material, la información sobre su uso y las opiniones sobre aspectos favorables y desfavorables de estos materiales. Es una muestra del patrimonio genético de las comunidades en Guatemala.

Solicitan que se declare a Ica libre de productos transgénicos

30 de agosto. Demanda. Mediante ordenanza regional. En carta a la Región, pobladores rechazan mangos, pallares y garbanzos transgénicos.

En una carta con 1,600 firmas y el apoyo de decenas de organizaciones sociales, los pobladores de Ica solicitaron al presidente de esta región, Alonso Navarro Cabanillas, que implemente una ordenanza regional que declare a Ica libre de transgénicos.

En el documento manifiestan que estos productos representan una amenaza contra la salud, la biodiversidad existente en esta región y también contra el desarrollo de la agricultura y la ganadería.

Luego advierten a la autoridad regional que la gran biodiversidad y la famosa gastronomía de Ica descansan sobre la agroecología y la promoción de una agricultura orgánica.

“La población de Ica no quiere comer pallar transgénico, garbanzo transgénico, granada transgénica, mangos transgénicos, ni tener algodón transgénico. Tampoco quiere ser dependiente de las semillas caras de una empresa multinacional para sembrar su panllevar”, se lee en la carta enviada al presidente regional el 18 de agosto.

La clave

CONVEAGRO. Esta organización nacional agraria también dirigió una carta al gobierno regional de Ica en la que respaldan el pedido de la población para liberar de transgénicos a la región.

Sobre la Libertad de Declarar Zonas o Territorios Libres de Transgénicos

Enfadarse en vacaciones

Vicent Boix, Gustavo Duch Guillot

La Fundación Antama ya está presente con su columna institucional junto a la noticia de la no autorización de un arroz transgénico experimental en Vinaròs. La fundación en cuestión tiene como misión favorecer la ‘excelencia’ de los cultivos ‘frankestenianos’ por España y hablar de sus bondades y lo que haga falta para que su implantación sea total. Su aspiración es un planeta Tierra cultivado con unas pocas variedades de ‘sus’ semillas.

Pero ¿Por qué se enfadan tanto? ¿Por qué aluden a la importancia de los Organismos Genéticamente Modificados en el futuro agrícola? El cultivo en cuestión, nos han explicado hasta la saciedad, no tiene interés industrial, solo es un ensayo para combatir una enfermedad que afecta a 300 personas en toda España (y que ya tienen tratamientos). Es decir, no es un transgénico para apoyar a los agricultores (ninguno lo es) sino una invención de la tecnología farmacéutica.

La vertiginosa réplica de Antama elude hábilmente el asunto principal, la falta de documentación del cultivo experimental que ha sido clave para que la Conselleria denegara el permiso; y por el contrario, se ceba con la declaración de Vinaròs como zona libre de transgénicos. La fundación cuestiona que un municipio se declare “zona libre de”, porque según ellos atenta a la libertad individual y no es de su competencia.

Antama discute el eje básico de la democracia, que el pueblo puede opinar y decidir, en este caso a través de un plenario municipal. Se entiende y respeta que una fundación que defiende los intereses de grandes corporaciones del agronegocio, se oponga a la declaración, pero parece grave que les moleste la actuación de la sociedad civil, que buscando los canales de representación legítimos, socializando y debatiendo el tema entre las partes implicadas, con las organizaciones que representan los sectores, hacen aquello que debería de ser norma: construir democracia participativa, construir propuestas colectivas.

Lo colectivo no piensa con la mano en el bolsillo.



http://www.alainet.org/active/49055&lang=es

martes, 30 de agosto de 2011

Cajamarca, Perú Declarada Libre de Transgénicos

Cajamarca se declara Región Libre de Transgénicos

Estimado Sr. Fernando:

Remito la OR 025-2011-GRCAJ publicada en El Peruano ayer jueves 25 de agosto declarando a Cajamarca Region libre de Transgenicos, considero que es justo reconocer el aporte del colectivo del Acuerdo de Gobernabilidad (del cual Centro IDEAS es parte) que ha jugado un rol importante tanto en el sustento tecnico como el seguimiento para su aprobacion.

Saludos

Maria Elena Salas

Directora Centro IDEAS Cajamarca

CRECIMIENTO SILVESTRE DE COLZA GENÉTICAMENTE MODIFICADA ALREDEDOR DE PUERTOS EN JAPÓN Y SUS IMPACTOS EN EL MEDIO AMBIENTE

Prof. Masaharu Kawata

Universidad Yokkaichi, Japón

Introducción

JAPÓN importa más de dos millones de toneladas de colza al año para la producción de aceite, de los cuales 90 por ciento proviene de Canadá. En 2009, cerca del 90 por ciento de la colza en Canadá era genéticamente modificada, la mayoría tolerante a herbicida. Como resultado de esto, muchas plantas de colza GM han sido encontradas alrededor de varios puertos de Japón. Hemos examinado desde 2004 la colza GM que crece de manera silvestre alrededor de los puertos para considerar la forma de de conservación de la Brasicácea doméstica fuera de toda introgresión de genes modificados, dado que el cultivo comercial de colza GM no es permitido en Japón. Las áreas de estudio se encuentran en los puertos de Yokkaichi y de Nagoya. La preocupación sobre el flujo de genes a partir de la colza GM hacia otras brasicáceas es real debido a que varios experimentos y exámenes en la naturaleza han mostrado cruzas genéticas entre B. napus y otras especies Brasica y de genero Brasicaceae (Chevre et al. 1997; Brown et al. 2005; Beckie et al. 2006). Nuestra investigación demuestra que la introgresión genética ha ocurrido en los últimos años en japón en los cultivos domésticos y en las malezas naturales.

Materiales y métodos

Las muestras fueron colectadas alrededor de las rutas entre los puertos y las industrias procesadoras. Treinta exámenes fueron llevados a cabo alrededor del puerto de Yokkaichi desde 2004. Varios B. napus silvestres crecen y a veces florecen durante todo el año a los lados de las rutas, mientras que la mayoría de las plantas brasicáceas domésticas crecen anualmente sólo de invierno a primavera. B. napus y especies domésticas de B. rapa, B. juncea y B. oleracea fueron analizadas. Plantas de otro tipo de género, Sisymbrium sp., también fueron colectadas en 2009 y 2010 en la región de Yokkaichi. Las muestras fueron analizadas con las tiras reactivas de flujo lateral. El método usa inmunocromatología para detectar las proteínas producidas por los genes tolerantes al herbicida. Dos tipos de tolerancia a herbicida fueron analizados, tolerancia a glifosato y a glufosinato. La tolerancia a glifosato fue detectada por la proteína CP4EPSPS de Agrobacterium tumefaciens y la tolerancia a glufosinato fue detectada por la proteina PAT proveniente de Streptomyces hygroscopicus. Los transgenes también fueron detectados por métodología PCR en el caso de que fuera necesario hacerlo.

Resultados

Se encontró una cantidad importante de B. napus silvestre alrededor del puerto de Yokkaichi en julio 2004. También se encontró fuera del área portuaria, alrededor de las rutas hacia una industria aceitera a 40 km del puerto. La causa de esta colza silvestre fue el derramamiento de las semillas durante el transporte por camiones. La colza que se encontraba sobre la ruta algunas veces florecía y germinaba o producía semillas durante todo el año. Esto significa que la colza silvestre era perenne, mientras que la brasicácea doméstica es normalmente anual. El crecimiento de B. napus de manera independiente de la temporada, puede aumentar las posibilidades de hibridación con especies de variedades cultivables familiares y con especies salvajes de B. juncea y de otras brasicáceas. Como resultado de este crecimiento perenne de B. napus, algunas veces se observaron grandes plantas silvestres. Algunas plantas de colza crecieron formando grandes poblaciones y otras crecieron como plantas individuales en esta área. También fueron observadas alteraciones generacionales de colza silvestre. La colza silvestre esparció semillas, dando origen a descendientes alrededor suyo. De esta manera, aun cuando los esfuerzos para parar el derramamiento de semillas a partir de los camiones que transportaban colza GM fueron exitosos, esto no cambió de manera eficaz la situación.


La tasa de contaminación por colza GM ha aumentado en los últimos siete años. Más de 70 por ciento de la colza silvestre era resistente a herbicida en 2009. Existían dos tipos de colza: tolerante a glifosato y tolerante a glufosinato. En los estudios de 2008 y 2009, encontramos colza GM con rasgos apilados ya que era tolerante a los dos herbicidas: glifosato y glufosinato. Las muestras fueron analizadas por método PCR y se confirmó la existencia de dos tipos de secuencias de ADN de la tolerancia a herbicidas. Esto sugiere que cruzas genéticas ocurrieron de manera natural entre los dos tipos de colza GM al crecer de forma contigua. Las posibilidades de cruzamiento de especies distintas aumentaron entre la colza tolerante a herbicida y otras brasicáceas domésticas por su coexistencia simpátrica. Encontramos algunas plantas híbridas entre B. napus tolerante a glifosato y B. juncea silvestre, así como híbridos entre B. napus tolerante a glifosato y B. rapa cerca de la industria procesadora de colza en la ciudad de Toyokawa, en la prefectura de Aichi en 2008 y 2009. Esta industria produce aceite de maquinaria a partir de colza importada que fue contaminada con hongos o suelo durante el proceso de embarque y no pudo ser usado como aceite para la alimentación. Existen grandes poblaciones de B. juncea y B. rapa en las orillas de los ríos cercanos a las industrias. Además encontramos brócoli (B. oleracea) tolerante a glifosato en las orillas de las rutas en la región de Yokkaichi en 2009.


En 2009 y 2010, encontramos otro ejemplo de hibridación cruzada entre colza GM y una planta de otro género, Sisymbrium sp., una maleza brasicácea, que crece por todo Japón. Las plantas híbridas mostraron morfologías diferentes a las especies Brasica, pero exhibieron tolerancia a herbicida. Normalmente Sisymbrium altissimum crece cerca del híbrido, así que podría ser uno de los padres del híbrido. Se observaron malezas tolerantes a glifosato y a glufosinato. En la región de Yokkaichi se encontró una maleza híbrida resistente tanto al glifosato como al glufosinato. Estas fueron confirmadas por PCR con la existencia de secuencias nucleótidas. La mayoría de las malezas Sisymbrium no producen semillas y muestran esterilidad. Sin embargo, algunas veces, pequeñas cantidades de semillas se encuentran y se diferencian de las de Sisymbrium. Una maleza fue encontrada en 2009, pero 13 fueron encontradas en 2010. El porcentaje de malezas tolerantes a herbicida fue de 92.5, lo que muestra una tasa altamente anormal de los genes modificados.

Discusión

Japón importa cerca de dos millones de toneladas de semillas de colza al año, primordialmente de Canadá. En 2009, más del 90 por ciento de las colza de Canadá era genéticamente modificada. La situación de Canadá se ve reflejada alrededor de los puertos japoneses pues la colza silvestre contiene un porcentaje elevado de tolerancia a herbicida, como se ha descrito anteriormente en los resultados. La situación japonesa fue reportada por Saji et al. (2005) y Kawata et al. (2009). La posibilidad de hibridación entre la colza y sus parientes silvestres ha sido discutida por muchos autores, desde el inicio del desarrollo de los cultivos genéticamente modificados, debido a la preocupación sobre la introgresión potencial de los genes modificados genéticamente a los parientes cultivados o silvestres (Mikkelson et al. 1996; Timmons et al. 1996). Brown et al. (1996) llevaron a cabo extensos experimentos sobre la polinización por Brassica napus tolerante a herbicida con sus parientes silvestres en condiciones sobre campo, antes del cultivo comercial de colza GM. Ellos sugirieron que el transporte podría dar lugar a malezas voluntarias por derrame de semillas, el movimiento del polen sería afectado por la dirección del viento, la hibridación ocurriría entre la colza GM y sus parientes silvestres en condiciones reales, y las cruzas entre el híbrido y los parientes podrían tener un rol importante en el movimiento de los genes de resistencia a herbicidas hacia la población natural de malezas. FitzJohn et al. (2007) revisaron una cantidad importante de artículos sobre hibridación entre las especies de Brasica y los géneros aliados de manera a estimar el potencial de escape de transgenes. Reportaron que al menos 23 Brasicáceas pueden hibridarse con éxito con B. napus, estas incluyen B. rapa, B. juncea y B. oleracea. Dieciséis diferentes géneros que contienen Sisymbrium tambien pueden hibridarse con B.napus. Hansen et al. (2001, 2003) demostraron una extensa introgresión entre B. napus y B. rapa en poblaciones naturales y la persistencia del gen introgresado en las siguientes generaciones. La transferencia de genes modificados de B. napus a B. rapa fue analizado genéticamente bajo las condiciones japonesas por Lu et al. (2002).


El crecimiento perenne de la colza GM aumenta las oportunidades de hibridación y de transferencia de genes a variedades cultivadas aparentadas o a plantas silvestres.


Tenemos muchas variedades cultivables de B. rapa y B. oleracea para la alimentación en Japón. B. juncea silvestre crece alrededor de las orillas de los ríos. Nuestros descubrimientos de híbridos entre colza GM y B. rapa, B. juncea y B. oleracea muestra que las posibilidades se han convertido en realidad. La incidencia de la maleza tolerante a herbicida, Sisymbrium sp., es el primer caso reportado en el medio ambiente de Japón. Mientras que la mayoría de los híbridos son estériles, algunas de las plantas tienen semillas. Si la semilla híbrida crece y se retrocruza con la maleza parental, la intogresión genética puede ocurrir en el medio ambiente, lo que tiene influencia en la conservación de la diversidad biológica.

Conclusión

La dispersión inesperada de la colza GM alrededor de los puertos japoneses fue estudiada, en especial desde 2004, alrededor del puerto de Yokkaichi. Se descubrió una gran cantidad de colza silvestre tolerante a glifosato y a glufosinato. El crecimiento perenne y las alteraciones generacionales de la colza fue confirmada. Se identificó como causa del crecimiento de voluntarios de colza al transporte y al derramamiento de semillas a partir de los camiones que las movían del puerto a una industria aceitera y a otra industria procesadora de semillas. También se descubrieron colza con genes apilados de tolerancia a herbicidas. Esto significa que la polinización natural y la hibridación entre dos tipos de colza GM ya ha ocurrido. Hemos descubierto distintos híbridos entre B. napus y variedades cultivables (B. rapa and B. oleracea). Además, se descubrieron híbridos con malezas, B. juncea y con un género distinto, Sisymbrium sp., en 2008 y 2010. La transferencia del gen modificado a plantas de maleza puede provocar una influencia en la conservación natural de la diversidad biológica.

Referencias

Beckie, H.J., Harker, K.N., Hall, L.M., Warwick, S.I., Legere, A., Sikkema, P.H., Clayton, G.W., Thomas, A.G., Leeson, J.Y., Seguin-Swartz, G. & Simard, M.J. 2006. A decade of herbicide-resistant crops in Canada. Canadian Journal of Plant Science 86: 1243-1264. http://tinyurl.com/3yo5d8x

Brown, J., Thill, D.C., Brown, A.P., Mallory-Smith, C., Brammer, T.A. & Nair, H.S.1996. Gene transfer between canola (Brassica napus L.) and related weed species. University of Idaho. Annals of Applied Biology: 129:513-522. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1744-7348.1996.tb05773.x/abstract

Chevre, A.-M., Eber, F., Baranger, A. & Renard, M. 1997. Gene flow from transgenic crops. Nature 389: 924. http://www.nature.com/nature/journal/v389/n6654/abs/389924a0.html

FitzJohn, R.G., Armstrong, T.T., Newstrom-Lloyd, L.E., Wilton, A.D. & Cochrane, M. 2007. Hybridisation within Brassica and allied genera: Evaluation of potential for transgene escape. Euphytica 158: 209-230.http://www.springerlink.com/content/h64544p851w78131/

Hansen, L.B., Siegismund, H.R. & Jorgensen, R.B. 2001. Introgression between oilseed rape (Brassica napus L.) and its weedy relative B. rapa L. in a natural population. Genet. Resour. Crop Evol. 48: 621-627. http://www.springerlink.com/content/r0u1501857662n86/

Hansen, L.B., Siegismund, H.R. & Jorgensen, R.B. 2003. Progressive introgression between Brassica napus (oilseed rape) and B.rapa. Heredity 91: 276-283. http://www.nature.com/hdy/journal/v91/n3/full/6800335a.html

Kawata, M., Murakami, K. & Ishikawa, T. 2009. Dispersal and persistence of genetically modified oilseed rape around Japanese harbors. Environ. Sci. Pollut. Res. 16: 120-126. http://www.springerlink.com/content/f1n4770t1h086678/

Lu, C.M., Kato, M. & Kakihara, F. 2002. Destiny of a transgene escape from Brassica napus into Brassica rapa. TAG Theoretical and Applied Genetics 105: 78-84. http://www.springerlink.com/content/9bw1f3e0chjd7aaw/

Mikkelson, T.R., Andersen, B. & Jorgensen, R.B. 1996. The risk of crop transgene spread. Nature 380: 31. http://www.nature.com/nature/journal/v380/n6569/abs/380031a0.html

Saji, H., Nakajima, N., Aono, M., Tamaoki, M., Kubo, A. & Wakiyama, S. 2005. Monitoring the escape of transgenic oilseed rape around Japanese ports and roadsides. Environmen Biosafety Res. 4: 217-222. http://tinyurl.com/3alg2r7

Timmons, A.M. et al. 1996. Risks from transgenic crops. Nature 380: 487. http://www.nature.com/nature/journal/v380/n6574/abs/380487a0.html

Autoabastecimiento de Semillas Orgánicas en Paraguay y Cuba

Delinean acciones sobre preservación de recursos fitogenéticos y producción de moringa

Asunción, Paraguay

Por Ppn .com.py - 8/29/2011 - 10:45

Autoridades fitosanitarias de Paraguay y del Gobierno de Cuba analizan trabajar en conjunto para llevar adelante varios proyectos que apuntan, principalmente, a la preservación de recursos fitogenéticos de importancia para la agricultura familiar, así como debatir el enfoque de apoyo a la producción de semillas frutihorticolas y la incorporación de la moringa a la agrobiodiversidad de los pequeños productores.

Según señaló Inés Franceschelli, titular de la Secretaria de Planificación del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE), quien recientemente visitó varias instituciones de Cuba, entre ellas el Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical (INIFAT) y el Instituto Finlay.

Precisamente con las autoridades de las entidades citadas se busca gestar el marco adecuado para poner en práctica estos proyectos, teniendo el gran interés de las autoridades de ambos países en intercambiar conocimientos y experiencias comunes.

Indicó que uno de los pilares del SENAVE es el rescate y la multiplicación de semillas nativas y criollas, que ya está en los primeros procesos para la multiplicación de variedades. En dicho campo, Cuba se encuentran avanzada con la puesta en marcha de la política de preservación de recursos fitogenéticos para la agricultura y la alimentación.

Con respecto a la producción de semillas frutihortícolas, Franceschelli explicó que, tomando el modelo cubano de producción urbana y suburbana, podría ser factible la disminución de la importación de estos rubros en nuestro país.

"En Cuba, el programa de agricultura orgánica urbana y suburbana consiste en un sistema de más de 240 parcelas distribuidas en distintas ciudades para la producción de rubros frutihortícolas, lo que representa una alternativa de verduras orgánicas que está al alcance de las familias de las ciudades. Ello ha permitido que Cuba disminuya su dependencia de la importación de semillas, produciendo un 80% de las semillas que consumen", explicó.

Sobre este punto, agregó que en el Departamento Central de Paraguay se está implementando un modelo similar con apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), emprendimiento en el cual el SENAVE busca sumar su esfuerzo.

Introducir la Moringa a la cadena de producción familiar

Por otra parte, la titular de la Secretaria de Planificación del SENAVE manifestó que la producción de Moringa sería otro de los puntos coincidentes con los cubanos para trabajar en proyectos conjuntos. En ese sentido, indicó que ya existe un diálogo con la Asociación de Productores de Moringa del Paraguay para seguir avanzando en planes de producción de semillas y, posteriormente, introducirlo a la biodiversidad del productor, el cual podría utilizarlo como rubro de consumo y de renta.

"Los cubanos están sorprendidos con la ausencia de plagas en las semillas paraguayas, lo que les hace pensar que tiene un buen manejo; la moringa puede ser un importante recurso económico y nutricional para los productores y sería este uno de los ámbitos para avanzar juntos", finalizó Inés Franceschelli.

Un supergusano amenaza algunos cultivos de maíz transgénico en EE.UU.

Plantas de maíz ampliamente sembradas en Estados Unidos, el principal exportador del grano, están siendo atacadas por una plaga, pese a que Monsanto Co. modificó genéticamente las semillas para combatir al insecto. Es la primera vez que una plaga ha desarrollado resistencia a una semilla transgénica en el centro del país.

El descubrimiento ha generado temores de que la forma en que algunos agricultores usan los cultivos biotecnológicos pueda generar súper insectos.

El hallazgo de Aaron Gassmann, entomólogo de la Universidad del Estado de Iowa, indica que gusanos de raíz (o alfilerillo) en el maíz en cuatro campos en el noreste de Iowa han evolucionado hasta resistir el pesticida incluido en la planta de maíz de Monsanto. Esto podría llevar a algunos agricultores a cambiar de semillas y utilizar las que repelen insectos, vendidas por competidores del gigante de la biotecnología con sede en St. Louis, y a volver a aplicar insecticidas sintéticos más fuertes en sus campos.

"Estos son casos aislados, y no está claro cuánto se extenderá el problema", afirmó Gassmann en una entrevista. "Pero es una advertencia de que las prácticas de cultivo deben cambiar".

El descubrimiento impulsa la carrera entre rivales de biotecnología agrícola por encontrar la próxima generación de genes que pueda proteger a las plantas de los insectos. Los científicos de Monsanto y Syngenta AG, con sede en Basilea, Suiza, ya están investigando cómo usar un descubrimiento médico llamado interferencia por ARN para, entre otras cosas, lograr que los cultivos sean mortales para los insectos que los coman. Si esto funciona, un insecto que muerde una planta así podría ingerir código genético que aniquilaría uno de sus genes esenciales.

Monsanto indicó que sus líneas de semillas de maíz resistente al gusano de raíz están funcionando como era previsto "en más de 99% de las hectáreas plantadas con esta tecnología" y que es demasiado pronto para saber qué significa para los agricultores el estudio.

El descubrimiento se produce en medio de un debate sobre si los cultivos modificados genéticamente que ahora saturan la principal zona agrícola de EE.UU. están cambiando la forma en que operan algunos agricultores.

Estos cultivos a prueba de insectos y resistentes a los herbicidas facilitan tanto el cultivo que muchos agricultores dependen en gran medida de la tecnología, de una forma que viola un principio básico del manejo de plagas, que advierte que usar un mismo método año tras año les da a las plagas más oportunidades de adaptarse.

Monsanto ya está en el centro de este debate debido a su éxito desde los años 90 en la venta de semillas a los agricultores que cultivan plantas que pueden sobrevivir a la exposición a su herbicida Roundup, un químico a base de glifosato conocido por su capacidad de matar casi cualquier cosa verde.

Estas semillas hacen que sea tan conveniente para los agricultores aplicar Roundup que los granjeros dejaron de usar otros productos para combatir las malezas. Como consecuencia, señalan muchos científicos, súper malezas inmunes a Roundup se han extendido a millones de hectáreas en más de 20 estados en el sur y la parte central de EE.UU.

Antes de la llegada de las plantas resistentes al insecticida, los agricultores de EE.UU. solían intentar controlar las plagas al cambiar los cultivos todos los años, a menudo rotando entre maíz y soya. De esa forma, las crías de los insectos que se alimentaban de maíz se morían de hambre al año siguiente. Pero los incentivos por sembrar maíz, debido al apetito de la industria del etanol, los ha llevado a sembrar el mismo grano año tras año.

lunes, 29 de agosto de 2011

ICA Destruye 1000 bultos de Semilla de Arroz en Huila, Colombia

ICA DESTRUYE MAS DE MIL BULTOS DE ARROZ PADDY SECO


24 de Agostos de 2011
En este momento funcionarios del Ica hacen el operativo para llevar mas de mil bultos de arroz paddy seco incautados supuestamente porque serian utilizados como semillas, agricultores de Campoalegre se mostraron triste porque los sacos de arroz serán destruidos en la ciudad de Neiva.

Aportes Afro a la Culinaria Dominicana

AFRODESCENDIENTES

Gracias a las manos africanas

SON INCUESTIONABLES LOS RASGOS DOMINANTES DE ORIGEN AFRO EN LA DIETA ALIMENTICIA DOMINICANA

Indhira Suero
indhira.suero@listindiario.com

Santo Domingo

Es el 1550 en la isla de Santo Domingo y en la cocina de los amos la esclava prepara la comida del mediodía. Toma la cebolla, la pica en finas rodajas (con una técnica que impresionaría al mejor chef de la actualidad) la echa en la olla y la pone a sofreír. En un recipiente prepara el escabeche y por último echa los ‘guandules’. Al hacerlo la nostalgia la invade, recuerda cuando era libre y alimentaba a sus hijos con este grano, pero el olor de la cebolla frita la trae a la realidad y con rapidez echa todo a la ‘paila’ que tapa para que coja sazón.

Aunque la esclava perdió su libertad, al ser trasladada a la isla en un buque negrero, lo que no sabe es que su capacidad inventiva aportaría sabor, olor y color a la comida de una nación que surgiría siglos después: República Dominicana.

Uno de los mayores aportes de los africanos a la cultura dominicana es el de la gastronomía. De acuerdo al libro “Gastronomía Dominicana: Historia del sabor criollo”, autoría de Hugo Tolentino Dipp y Marcio Veloz Maggiolo, esta etnia formó un papel determinante en el proceso creador de la cocina de Santo Domingo.

Entre sabores
Como parte de la aculturación, la cocinera de origen africano se encargó de reconciliar y conjugar los distintos paladares, al multiplicar sabores y arriesgar especias, en “actitud oficiante de alquimia, magia , arte y ciencia”.

La historiadora Celsa Albert , en su libro “Mujer y esclavitud en Santo Domingo”, afirma que la mujer reconoce en América alimentos que le son familiares, unos de origen africano y otros asiáticos. “Esta dinámica cultural , donde la mujer de origen africano juega un papel fundamental, va a ser transmitida como referencia a la mujer negra criolla y a la mulata”.

Para el chef Arturo Féliz, propietario del blog elfogoncito.net, la gastronomía criolla es una mezcla de influencias que se unen para dar un resultado único. “Con frecuencia nos referimos a los aportes hispanos y tainos e ignoramos la influencia africana que está muy presente en el diario vivir. Nosotros que disfrutamos de todo género de “cuajadas”, que usamos los sueros de leche y que tanto disfrutamos de los ‘víveres’ ignoramos que estas son evidentes influencias africanas”.

Para Hugo Toletino Dipp, de los productos comestibles en el envoltorio clandestino solo llegaron a la isla el maní congo, granos de ‘guandules’ y de ‘funde’ (semilla de color blanco que se consumía bastante en la capital dominicana), porque en las condiciones en que se transportaba a los esclavos en los buques negreros les era imposible cargar con otra cosa que no fueran semillas. La gallina de guinea, el plátano, la malagueta y otros productos llegaron por otras vías.

Féliz asegura que en el Oeste de África es donde se encuentran más similitudes debido a que es fácil mirar un plato de comida de esa región y creer que se está frente a un plato dominicano.

“El chenchén encuentran sus posibles ancestros en el “sadza” y el “nshima”. Los pasteles en hoja, tan “dominicanos” encuentran en el “kenkey” un familiar y hasta los bollitos de los sancochos tienen parientes como el “banku”. Además el sancocho, que se atribuye a la herencia hispana, también tiene sus versiones en el oeste africano”.

Uno de los aspectos más importantes en los platos criollos es el sabor que otorgan los condimentos. La canela, la menta, el clavo dulce y la malagueta, compañera de caldos y sopas, son para Féliz , expresiones de una amplía y bella influencia culinaria africana.

Las inmigraciones
El sociólogo José Marcano en su ensayo “La cocina dominicana: características, desarrollo y diferenciación”, destaca la importancia de estudiar la gastronomía dominicana entre regiones cañeras y no cañeras debido a que los lugares donde se establecieron los ingenios es donde ha ocurrido la mayor inmigración de los últimos siglos, lo que crea una rica mezcla de culturas. Aparte de los dominicanos venidos de otras provincias, los inmigrantes vinieron de Haití y de las Antillas Menores.

En el caso de los “cocolos”, que provenían de las Antillas Menores y de colonias, los aportes que hicieron a la comida dominicana fueron enormes aunque no solo influyeron en las regiones cañeras también contribuyeron a la gastronomía de regiones no cañeras, como es el caso de Puerto Plata.

De acuerdo a Orlando Inoa, en el libro “Los cocolos en la sociedad dominicana”, elementos de esta culinaria son el molondrón , el pescado, la yautía blanca, la miel de abeja y el buen pan. Sus mayores aportes son las variedades del domplin, el “Johnny Cake”, el conconete, el mabí cocolo, el fungí, el lambi y el uso del bacalao y los sazones con coco, bija y limón.

Un plato menos conocido por los dominicanos es el “calalú” definido como un plato de origen africano que es parecido al sancocho, aunque en vez de ‘prieto’ sea un sancocho verde.

Otro de los aportes cocolos es el “guavaberry”elaborado con el fruto del arrayán. Estos maduran a finales del otoño y por eso se asocia el licor guavaberry con la Navidad. Además con los inmigrantes de las Antilas vienen dulces como el “cocunut drop” o conconete, el “corn muffin” y el “ginger bread”.

En Samaná las influencias de los negros libertos americanos dio como fruto el pescado y el moro de guandules con coco. Soraya Aracena en su texto “Los inmigrantes norteamericanos en Samaná” expresa que esta gastronomía con el paso de los años se ha incorporado a la dieta de este pueblo y ya no es exclusiva de este grupo étnico.

Opiniones
Sobre la gastronomía, el sociólogo Dagoberto Tejeda manifiesta que la mayoría de los dominicanos no saben que cuando comen un pastel en hoja o un “mofongo” participan de la herencia afrodescendiente. Además destaca que las frituras, de gran aceptación entre la población, las hicieron los mulatos. Para Tejeda el problema no es quien lo trajo, ni quien lo hizo sino quien se adueñó y quien la popularizó.

“Este aporte africano es el que más presencia tiene, porque la música se baila de vez en cuando, pero la gastronomía no, hay que comer todos los días”, menciona Tejeda.

Al igual que Tejeda, Celsa Albert enfatiza la importancia de este proceso de integración y de sincretismo el cual, mediante la comida, se ve desde el desayuno hasta la cena.

“La comida que comemos es del esclavo que se liberó. Un ejemplo es el ñame, muy importante para África, allá tienen la feria del ñame e incluso se premia al que cultive el más grande. La mayoría de los productos que consumimos son de origen asiático, de la dieta alimentaria africana. Cosas así nadie las sabe y eso denota la ignorancia en estos temas”, puntualiza Albert.

La gastronomía, al igual que otros aportes afrodescendientes, no ha sido reconocida por los dominicanos. En un artículo del Diario Libre de febrero de 2009, el sociólogo José del Castillo Pichardo escribió que aunque los dominicanos cuentan hoy con una rica y multifacética cultura culinaria, derivada de un pasado de aportes, fusión e influencias de diversos grupos étnicos, el esfuerzo nacional para destacar esta condición ha sido limitado. Ya como forma deliciosa de conocer nuestra historia y afianzar sus valores tradicionales, rindiendo culto a la máxima que reza: “dime lo que comes y te diré quién eres”.

APORTES DESDE LA MADRE ÁFRICA
Celsa Albert menciona una lista de alimentos muy cercanos a la cultura “afro”: La preferencia por el arroz blanco costumbre del área de (Guinea en África, aunque también se hace compuesto, es decir, con colores y canes).

El uso cotidiano de carne y manteca de cerdo. La Guinea en los últimos años se ha convertido en un componente poco frecuente, debido a su extinción.

El uso de la salsa ata de origen nigeriano, similar al escabeche. En África se usa para echar por encima a los alimentos. Igual uso se da en Quisqueya.

El plátano, de origen asiático, común en África, donde se come con frecuencia frito o hervido. Además el utensilio utilizado para macerarlo es el pilón de origen africano.

Es de común uno en África el bollo, preparado de harina o plátano en forma de masa, adicionándole condimentos como ajíes y friéndolo en grasa, en Nigeria se le llama “akara”.

Concón: En Nigeria, África y en República Dominicana lleva el mismo nombre y es el mismo plato, la diferencia es en Nigeria se escribe con k (konkón).

El guandul : su origen se encuentra en el norte de África Oriental o en la India; la palabra proviene del vocablo kikongo “wandu”.

http://www.listindiario.com.do/ventana/2011/8/26/201259/Gracias-a-las-manos-africanas

Ley de Semillas en Nicaragua



Sociedad nicaraguense demanda urgente Aprobación de ley de diversidad biológica
Departamento:
Managua

Centro Humboldt presentó ante la opinión pública los avances del proceso de negociación de la ley de Biodiversidad, asimismo dio a conocer las demandas presentadas ante el Ministerio de Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA) y la Comisión de Medio ambiente de la Asamblea Nacional.

Después de ocho rondas de concertación el proyecto de Ley entre la Asamblea Nacional, MARENA y Organizaciones de sociedad Civil entre ellas Campaña “Semillas de identidad”, Programa Campesino a Campesino, Unión Nacional de agricultores y Ganaderos, Grupo de Promoción de agricultura ecológica (GPAE), iniciativa CID y Centro Humboldt; se logró concertar un proyecto de ley.

“Hacemos un llamado al MARENA a incorporar con carácter de urgencia las últimas modificaciones al proyecto de ley, para que dicha iniciativa sea presentada en foro público y luego dictaminada por la Comisión,” manifestó Julio Sánchez, coordinador de Biodiversidad del Centro Humboldt.

La Ley de Biodiversidad, tiene por objeto, regular la conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica existente en el país, garantizando una participación equitativa y distribución justa en los beneficios derivados del uso de la diversidad biológica, con especial atención a las comunidades indígenas, así como, el respeto y reconocimiento de los derechos de propiedad intelectual, formas de uso tradicional y consuetudinarios de las comunidades locales.

Uno de los aspectos que demanda la iniciativa es la implementación del Sistema de Canon, el cual permite darle valor a los recursos ambientales. Por otro lado también hace un llamado para que no se introduzcan productos transgénicos en el país.” Nicaragua cuenta con la suficiente base genética para desarrollar semillas que puedan ser competitivas a nivel del mercado internacional”, explicó Sánchez.

Sánchez, indicó que la ciudadanía nicaragüense por medio de los Gobiernos Municipales ha empezado a proteger sus recursos naturales por medio de ordenanzas. Un ejemplo clave es la Ordenanza de territorio libre de transgénico, aprobada por el Gobierno municipal de Nandaime, Granada, en la cual se protege a los recursos naturales y se promueve el rescate de nuestra identidad nicaragüense.

sábado, 27 de agosto de 2011

Contaminación Genética de Colza en Japón

CRECIMIENTO SILVESTRE DE COLZA GENÉTICAMENTE MODIFICADA

ALREDEDOR DE PUERTOS EN JAPÓN Y SUS IMPACTOS EN EL MEDIO AMBIENTE


Prof. Masaharu Kawata

Universidad Yokkaichi, Japón

Introducción

JAPÓN importa más de dos millones de toneladas de colza al año para la producción de aceite, de los cuales 90 por ciento proviene de Canadá. En 2009, cerca del 90 por ciento de la colza en Canadá era genéticamente modificada, la mayoría tolerante a herbicida. Como resultado de esto, muchas plantas de colza GM han sido encontradas alrededor de varios puertos de Japón. Hemos examinado desde 2004 la colza GM que crece de manera silvestre alrededor de los puertos para considerar la forma de de conservación de la Brasicácea doméstica fuera de toda introgresión de genes modificados, dado que el cultivo comercial de colza GM no es permitido en Japón. Las áreas de estudio se encuentran en los puertos de Yokkaichi y de Nagoya. La preocupación sobre el flujo de genes a partir de la colza GM hacia otras brasicáceas es real debido a que varios experimentos y exámenes en la naturaleza han mostrado cruzas genéticas entre B. napus y otras especies Brasica y de genero Brasicaceae (Chevre et al. 1997; Brown et al. 2005; Beckie et al. 2006). Nuestra investigación demuestra que la introgresión genética ha ocurrido en los últimos años en japón en los cultivos domésticos y en las malezas naturales.

Materiales y métodos

Las muestras fueron colectadas alrededor de las rutas entre los puertos y las industrias procesadoras. Treinta exámenes fueron llevados a cabo alrededor del puerto de Yokkaichi desde 2004. Varios B. napus silvestres crecen y a veces florecen durante todo el año a los lados de las rutas, mientras que la mayoría de las plantas brasicáceas domésticas crecen anualmente sólo de invierno a primavera. B. napus y especies domésticas de B. rapa, B. juncea y B. oleracea fueron analizadas. Plantas de otro tipo de género, Sisymbrium sp., también fueron colectadas en 2009 y 2010 en la región de Yokkaichi. Las muestras fueron analizadas con las tiras reactivas de flujo lateral. El método usa inmunocromatología para detectar las proteínas producidas por los genes tolerantes al herbicida. Dos tipos de tolerancia a herbicida fueron analizados, tolerancia a glifosato y a glufosinato. La tolerancia a glifosato fue detectada por la proteína CP4EPSPS de Agrobacterium tumefaciens y la tolerancia a glufosinato fue detectada por la proteina PAT proveniente de Streptomyces hygroscopicus. Los transgenes también fueron detectados por métodología PCR en el caso de que fuera necesario hacerlo.

Resultados

Se encontró una cantidad importante de B. napus silvestre alrededor del puerto de Yokkaichi en julio 2004. También se encontró fuera del área portuaria, alrededor de las rutas hacia una industria aceitera a 40 km del puerto. La causa de esta colza silvestre fue el derramamiento de las semillas durante el transporte por camiones. La colza que se encontraba sobre la ruta algunas veces florecía y germinaba o producía semillas durante todo el año. Esto significa que la colza silvestre era perenne, mientras que la brasicácea doméstica es normalmente anual. El crecimiento de B. napus de manera independiente de la temporada, puede aumentar las posibilidades de hibridación con especies de variedades cultivables familiares y con especies salvajes de B. juncea y de otras brasicáceas. Como resultado de este crecimiento perenne de B. napus, algunas veces se observaron grandes plantas silvestres. Algunas plantas de colza crecieron formando grandes poblaciones y otras crecieron como plantas individuales en esta área. También fueron observadas alteraciones generacionales de colza silvestre. La colza silvestre esparció semillas, dando origen a descendientes alrededor suyo. De esta manera, aun cuando los esfuerzos para parar el derramamiento de semillas a partir de los camiones que transportaban colza GM fueron exitosos, esto no cambió de manera eficaz la situación.


La tasa de contaminación por colza GM ha aumentado en los últimos siete años. Más de 70 por ciento de la colza silvestre era resistente a herbicida en 2009. Existían dos tipos de colza: tolerante a glifosato y tolerante a glufosinato. En los estudios de 2008 y 2009, encontramos colza GM con rasgos apilados ya que era tolerante a los dos herbicidas: glifosato y glufosinato. Las muestras fueron analizadas por método PCR y se confirmó la existencia de dos tipos de secuencias de ADN de la tolerancia a herbicidas. Esto sugiere que cruzas genéticas ocurrieron de manera natural entre los dos tipos de colza GM al crecer de forma contigua. Las posibilidades de cruzamiento de especies distintas aumentaron entre la colza tolerante a herbicida y otras brasicáceas domésticas por su coexistencia simpátrica. Encontramos algunas plantas híbridas entre B. napus tolerante a glifosato y B. juncea silvestre, así como híbridos entre B. napus tolerante a glifosato y B. rapa cerca de la industria procesadora de colza en la ciudad de Toyokawa, en la prefectura de Aichi en 2008 y 2009. Esta industria produce aceite de maquinaria a partir de colza importada que fue contaminada con hongos o suelo durante el proceso de embarque y no pudo ser usado como aceite para la alimentación. Existen grandes poblaciones de B. juncea y B. rapa en las orillas de los ríos cercanos a las industrias. Además encontramos brócoli (B. oleracea) tolerante a glifosato en las orillas de las rutas en la región de Yokkaichi en 2009.


En 2009 y 2010, encontramos otro ejemplo de hibridación cruzada entre colza GM y una planta de otro género, Sisymbrium sp., una maleza brasicácea, que crece por todo Japón. Las plantas híbridas mostraron morfologías diferentes a las especies Brasica, pero exhibieron tolerancia a herbicida. Normalmente Sisymbrium altissimum crece cerca del híbrido, así que podría ser uno de los padres del híbrido. Se observaron malezas tolerantes a glifosato y a glufosinato. En la región de Yokkaichi se encontró una maleza híbrida resistente tanto al glifosato como al glufosinato. Estas fueron confirmadas por PCR con la existencia de secuencias nucleótidas. La mayoría de las malezas Sisymbrium no producen semillas y muestran esterilidad. Sin embargo, algunas veces, pequeñas cantidades de semillas se encuentran y se diferencian de las de Sisymbrium. Una maleza fue encontrada en 2009, pero 13 fueron encontradas en 2010. El porcentaje de malezas tolerantes a herbicida fue de 92.5, lo que muestra una tasa altamente anormal de los genes modificados.

Discusión

Japón importa cerca de dos millones de toneladas de semillas de colza al año, primordialmente de Canadá. En 2009, más del 90 por ciento de las colza de Canadá era genéticamente modificada. La situación de Canadá se ve reflejada alrededor de los puertos japoneses pues la colza silvestre contiene un porcentaje elevado de tolerancia a herbicida, como se ha descrito anteriormente en los resultados. La situación japonesa fue reportada por Saji et al. (2005) y Kawata et al. (2009). La posibilidad de hibridación entre la colza y sus parientes silvestres ha sido discutida por muchos autores, desde el inicio del desarrollo de los cultivos genéticamente modificados, debido a la preocupación sobre la introgresión potencial de los genes modificados genéticamente a los parientes cultivados o silvestres (Mikkelson et al. 1996; Timmons et al. 1996). Brown et al. (1996) llevaron a cabo extensos experimentos sobre la polinización por Brassica napus tolerante a herbicida con sus parientes silvestres en condiciones sobre campo, antes del cultivo comercial de colza GM. Ellos sugirieron que el transporte podría dar lugar a malezas voluntarias por derrame de semillas, el movimiento del polen sería afectado por la dirección del viento, la hibridación ocurriría entre la colza GM y sus parientes silvestres en condiciones reales, y las cruzas entre el híbrido y los parientes podrían tener un rol importante en el movimiento de los genes de resistencia a herbicidas hacia la población natural de malezas. FitzJohn et al. (2007) revisaron una cantidad importante de artículos sobre hibridación entre las especies de Brasica y los géneros aliados de manera a estimar el potencial de escape de transgenes. Reportaron que al menos 23 Brasicáceas pueden hibridarse con éxito con B. napus, estas incluyen B. rapa, B. juncea y B. oleracea. Dieciséis diferentes géneros que contienen Sisymbrium tambien pueden hibridarse con B.napus. Hansen et al. (2001, 2003) demostraron una extensa introgresión entre B. napus y B. rapa en poblaciones naturales y la persistencia del gen introgresado en las siguientes generaciones. La transferencia de genes modificados de B. napus a B. rapa fue analizado genéticamente bajo las condiciones japonesas por Lu et al. (2002).


El crecimiento perenne de la colza GM aumenta las oportunidades de hibridación y de transferencia de genes a variedades cultivadas aparentadas o a plantas silvestres.


Tenemos muchas variedades cultivables de B. rapa y B. oleracea para la alimentación en Japón. B. juncea silvestre crece alrededor de las orillas de los ríos. Nuestros descubrimientos de híbridos entre colza GM y B. rapa, B. juncea y B. oleracea muestra que las posibilidades se han convertido en realidad. La incidencia de la maleza tolerante a herbicida, Sisymbrium sp., es el primer caso reportado en el medio ambiente de Japón. Mientras que la mayoría de los híbridos son estériles, algunas de las plantas tienen semillas. Si la semilla híbrida crece y se retrocruza con la maleza parental, la intogresión genética puede ocurrir en el medio ambiente, lo que tiene influencia en la conservación de la diversidad biológica.

Conclusión

La dispersión inesperada de la colza GM alrededor de los puertos japoneses fue estudiada, en especial desde 2004, alrededor del puerto de Yokkaichi. Se descubrió una gran cantidad de colza silvestre tolerante a glifosato y a glufosinato. El crecimiento perenne y las alteraciones generacionales de la colza fue confirmada. Se identificó como causa del crecimiento de voluntarios de colza al transporte y al derramamiento de semillas a partir de los camiones que las movían del puerto a una industria aceitera y a otra industria procesadora de semillas. También se descubrieron colza con genes apilados de tolerancia a herbicidas. Esto significa que la polinización natural y la hibridación entre dos tipos de colza GM ya ha ocurrido. Hemos descubierto distintos híbridos entre B. napus y variedades cultivables (B. rapa and B. oleracea). Además, se descubrieron híbridos con malezas, B. juncea y con un género distinto, Sisymbrium sp., en 2008 y 2010. La transferencia del gen modificado a plantas de maleza puede provocar una influencia en la conservación natural de la diversidad biológica.

Referencias

Beckie, H.J., Harker, K.N., Hall, L.M., Warwick, S.I., Legere, A., Sikkema, P.H., Clayton, G.W., Thomas, A.G., Leeson, J.Y., Seguin-Swartz, G. & Simard, M.J. 2006. A decade of herbicide-resistant crops in Canada. Canadian Journal of Plant Science 86: 1243-1264. http://tinyurl.com/3yo5d8x

Brown, J., Thill, D.C., Brown, A.P., Mallory-Smith, C., Brammer, T.A. & Nair, H.S.1996. Gene transfer between canola (Brassica napus L.) and related weed species. University of Idaho. Annals of Applied Biology: 129:513-522. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1744-7348.1996.tb05773.x/abstract

Chevre, A.-M., Eber, F., Baranger, A. & Renard, M. 1997. Gene flow from transgenic crops. Nature 389: 924. http://www.nature.com/nature/journal/v389/n6654/abs/389924a0.html

FitzJohn, R.G., Armstrong, T.T., Newstrom-Lloyd, L.E., Wilton, A.D. & Cochrane, M. 2007. Hybridisation within Brassica and allied genera: Evaluation of potential for transgene escape. Euphytica 158: 209-230.http://www.springerlink.com/content/h64544p851w78131/

Hansen, L.B., Siegismund, H.R. & Jorgensen, R.B. 2001. Introgression between oilseed rape (Brassica napus L.) and its weedy relative B. rapa L. in a natural population. Genet. Resour. Crop Evol. 48: 621-627. http://www.springerlink.com/content/r0u1501857662n86/

Hansen, L.B., Siegismund, H.R. & Jorgensen, R.B. 2003. Progressive introgression between Brassica napus (oilseed rape) and B.rapa. Heredity 91: 276-283.http://www.nature.com/hdy/journal/v91/n3/full/6800335a.html

Kawata, M., Murakami, K. & Ishikawa, T. 2009. Dispersal and persistence of genetically modified oilseed rape around Japanese harbors. Environ. Sci. Pollut. Res. 16: 120-126. http://www.springerlink.com/content/f1n4770t1h086678/

Lu, C.M., Kato, M. & Kakihara, F. 2002. Destiny of a transgene escape from Brassica napus into Brassica rapa. TAG Theoretical and Applied Genetics 105: 78-84.http://www.springerlink.com/content/9bw1f3e0chjd7aaw/

Mikkelson, T.R., Andersen, B. & Jorgensen, R.B. 1996. The risk of crop transgene spread. Nature 380: 31. http://www.nature.com/nature/journal/v380/n6569/abs/380031a0.html

Saji, H., Nakajima, N., Aono, M., Tamaoki, M., Kubo, A. & Wakiyama, S. 2005. Monitoring the escape of transgenic oilseed rape around Japanese ports and roadsides. Environmen Biosafety Res. 4: 217-222. http://tinyurl.com/3alg2r7

Timmons, A.M. et al. 1996. Risks from transgenic crops. Nature 380: 487. http://www.nature.com/nature/journal/v380/n6574/abs/380487a0.html