miércoles, 21 de diciembre de 2011

MAÍZ PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD


RALLT

Cuentan los mayores de las montañas de El Salvador que en tiempos lejanos llegaron a poblar esas tierras los cuatro colores del maíz en forma humana: el pinto, el blanco, el amarillo y el negro. Estos cuatro hombres y mujeres de colores estuvieron ahí cuatro temporadas de lluvias, en las cuales iban de un lugar a otro haciéndose más y sembrando la vida, haciendo nacer comunidades, sembrando maíz en empinadas laderas y cuestas, trabajando para arrancarle lo necesario a la Madre Tierra y preservar la vida que trajeron .

Leyendas como esta se repiten a lo largo y ancho de nuestro continente. En todas ellas se narra que somos hijas e hijos del maíz y que la milpa o la chacra son espacios sagrados, así como lo es el grano del maíz.

El maíz fue domesticado en México a partir de una hierba silvestre llamada teosintle . El teosintle tiene una apariencia tan distinta a la del maíz, que por mucho tiempo se dudó que estas dos especies podían estar relacionadas.

La domesticación del maíz es un proceso que se inició hace unos diez mil años, cuando los pobladores de los bosques tropicales mesoamericanos empezaron a sembrar esta hierba silvestre, de la que antes recolectaban su grano como fuente de carbohidrato, pasaron luego a seleccionar los mejores ejemplares, guardarlos, volverlos a sembrar, de nuevo seleccionados y así… hasta que luego de muchas generaciones de este trabajo creador, obtuvieron el maíz. El maíz es la planta cultivada con los más profundos procesos de domesticación que existe, pues es el resultado de un proceso que llevó entre 500 y 2 000 años, hasta que sus creadores consiguieron obtener una planta con los rasgos propios de una especie cultivada . Fueron las mujeres quienes, luego de un continuo proceso de experiencias acumuladas sobre el uso y transformación de las plantas útiles, de aprender dónde encontrarlas y de experimentar cómo guardarlas, iniciaron los procesos de domesticación del maíz .

A partir de sus primeras domesticaciones, el maíz se esparció hacia el resto del continente, donde las comunidades agrarias continuaron creando diversidad, adaptándolo a sus propias necesidades ecológicas y culturales. Por eso, aunque la región mesoamericana es el centro de origen de este cultivo, hay varios centros de diversidad en todo el continente.

En el Valle del Río Balsas en el Estado de Guerrero se han encontrado las evidencias arqueológicas más antiguas del maíz: granos de almidón y fitolitos de maíz de 8 700 años de edad aproximadamente. En ese sitio hay además evidencias de una presencia temprana de una especie domesticada de calabaza y de frijoles, lo que podría indicar que el maíz fue domesticado en asociación con otros cultivos, dentro de un sistema de producción, la milpa, conformado por el maíz, la calabaza y el fréjol o alguna otra leguminosa.

Uno de los hallazgos más antiguos sobre la presencia de maíz en América del Sur es el encontrado en el sitio Real Alto (Península de Santa Elena -Ecuador) que consiste en fitolitos de maíz asociados a leguminosas y calabazas, así como a objetos de labranza y procesamiento del grano ; lo que da cuenta de la aplicación de una tecnología agrícola que incluía la siembra conjunta de maíz, cucurbitáceas y leguminosas, como ocurrió en Mesoamérica.

La asociación del maíz, el fréjol y las calabazas ha estado presente en las culturas de Abya Yala desde hace más de cinco mil años. Esta combinación constituye el equilibrio perfecto para el suelo, pues la leguminosa lo nitrifica, el maíz da soporte al fréjol y la cucurbitácea ayuda con la cobertura vegetal. Desde el punto de vista nutricional, la mezcla del maíz (rico en carbohidratos y proteínas) con el fréjol (rico en proteínas, hierro y otros minerales), calabaza (con alto contenido de grasas y proteínas) y el chile o ají, suministran prácticamente todos los nutrientes necesarios para tener una nutrición completa, deliciosa y balanceada. A la llegada de los españoles a Tenochtitlan, una gran población se alimentaba gracias al complejo sistema de chinampas, donde se sembraba maíz, frijol, calabazas y una gran variedad de hierbas alimenticias conocidas como quelites. Esta combinación de cultivos se mantiene hasta nuestros días.

El maíz no podría existir sin la intervención humana, porque el grano no se desprende de la mazorca por si sólo; necesita siempre de una mano humana que retire la semilla y la siembre. Sólo entonces la mata puede erguirse y mirando al cielo, producir sus mazorcas. Por eso, históricamente se ha establecido una relación simbiótica muy fuerte entre este cultivo y las comunidades agrarias mesoamericanas, andinas y americanas en general.

Debido a su uso tan extendido, a su versatilidad y por ser una especie de polinización abierta, la diversidad genética del maíz es enorme, como son muchísimas sus aplicaciones culinarias, como las que se incluyen en esta publicación, donde compartimos apenas una pequeña muestra de las distintas expresiones culinarias que se dan en torno al maíz en nuestro continente. Pero sus usos no son sólo alimenticios, sino también medicinales. La presencia de antocianinas (que son pigmentos rojos, azules o morados con propiedades antioxidantes) en los maíces morados nos dan protección contra el desarrollo de tumores. La cocción de los pelos o barbas de la mazorca, es un alivio para los problemas renales, pues nos ayuda a limpiar las vías urinarias, a eliminar líquidos y a combatir la hinchazón. Las cataplasmas de harina de maíz son desinflamantes, mientras que las hecha con la cocción de los granos sirve para el aliviar llagas, heridas, contusiones y dolores reumáticos.

El maíz, sentli, sara, jank'a o avati es uno de los cultivos más importantes en América Latina desde el punto de vista cultural, social, económico y alimenticio. Por ser un cultivo sagrado, muchos pueblos americanos incorporan al maíz en sus ritos y celebraciones agrícolas, a través de los cuales fortalecen los lazos de solidaridad y reciprocidad en el interior de las comunidades, reafirman sus prácticas agrícolas, crean biodiversidad y realizan el Sumak Kawsay. Muchos de los rituales agrarios están relacionados con la bendición de las semillas, la siembra, para atraer a las lluvias, con el fin obtener una buena cosecha.

En algunas comunidades Navajo (Estados Unidos), se utilizan máscaras de ciervo elaboradas con pieles de animales que han sido sofocados introduciéndoles polvo de maíz en los orificios nasales. Las máscaras se confeccionan durante la ceremonia del Cántico Nocturno y, una vez consagradas, las pieles cobran “vida” mediante la ingesta ritual de maíz mientras se insufla humo.

En el mundo andino, las celebraciones del Inti Raymi (o fiestas del solsticio de junio) se inician con la cosecha del maíz y de otros cultivos. En esta ocasión, los miembros de la comunidad comparten chicha, tamales y en otras preparaciones hechas en base a maíz. Otra celebración andina es el Koya Raymi (o fiesta de la fertilidad) que coincide con el equinoccio de septiembre, cuando se inicia la siembra y la Pachamama se prepara para recibir la semilla del maíz.

Entre los Tupí Guaraní (Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil) se celebra la fiesta del arete, que coincide con la maduración del avatí (maíz) con el que se hace la kanwi (chicha), una bebida ritual que se la toma durante el baile. Para esta ocasión las mujeres confeccionan vestidos nuevos y buscan semillas de Uruku para colorear de rojo sus mejillas. Desde el monte cercano se acercan a las casas grupos enmascarados, acompañados por bandas de música, presididos por un palo o cruz adornado con flores de taperigua .

El calendario agrofestivo de Mesoamérica está colmado de celebraciones ligadas al maíz, como es la fiesta de La Candelaria o bendición de las semillas (2 de febrero), el día de Santa Cruz (finales de abril e inicios de mayo) para la petición de la lluvia y San Isidro Labrador para la bendición de los animales. El 1 y 2 de noviembre es la celebración de los muertos en la cual se toma una bebida ceremonial llamada colada morada o mazorca. Todas estas festividades están relacionadas con el ciclo del maíz en un sincretismo entre la religión cristiana y la cosmovisión mesoamericana. Por ejemplo en Oaxaca, las distintas etapas del ciclo del cultivo de maíz coinciden con fiestas católicas como la Semana Santa, Corpus Christi, la Santa Cruz, el Día de los Muertos y Navidad. Las ceremonias que se efectúan son actos rituales propiciatorios de la fertilidad, para pedir lluvia en tiempos de siembra o para el cuidado y crecimiento de los animales. Cuando la cosecha se cumple, las ceremonias son de acción de gracias. Muchos ritos, que tienen lugar en sitios sagrados como cuevas, cerros y manantiales, son la continuidad del calendario agrícola - ritual .

Las comunidades trashumantes Rarámuri que habitan en la Sierra Madre Occidental al Norte de México, organizan su existencia en torno al maíz (sunú). El ciclo productivo es el que ordena el calendario festivo. La agricultura es un ritual en la que se cumplen los mandatos de Onorúame quien garantiza las lluvias y las buenas cosechas. El año se inicia en Semana Santa (Nolirúachi), que es el tiempo de nutrir el alma. La fiesta empieza con la luna llena y en ella se pide por un año próspero. Luego la gente va a sus parcelas, sobre todo a las tierras altas para iniciar la siembra. Al fin del verano entre septiembre y octubre – cuando aparecen las primeras mazorcas- se hacen ceremonias domésticas llamadas Yúmare; en ellas se agradece por los bienes recibidos. Finalmente están los ritos de invierno que coinciden con la Navidad o Gualupa, cuando se baila el matachín para ayudar al sol que está pálido. Durante ese tiempo, la tierra descansa .

En el antiguo México, se dedicaban tres meses del año (Tozoztontli, Hueytozoztli y Ochpanizli) al culto del maíz, aunque en los otros meses los alimentos sagrados también se elaboraban con base al maíz. La ceremonia que se llevaba a cabo en el mundo Mexica para celebrar las cosechas se iniciaba con el ofrecimiento de dos pares de mazorcas primigenias a la diosa Chicomecóatl, que se tomaban del campo de cultivo.

Entre los Apaches (Estados Unidos) el hataali o cantor realiza una ceremonia que puede durar muchas horas, en la que utiliza harina de maíz, arena, carbón y polen para pintar sobre la arena del suelo de su hagan (vivienda) figuras de tanta belleza que atrae a los espíritus, y utilizar su poder en beneficio de un individuo o por un bien común, en ceremonias que pueden durar más de una semana. Al final de la ceremonia se destruyen las pinturas.

Los campesinos colombianos cuelgan en la cocina la mazorca más grande de la cosecha como símbolo de prosperidad y amuleto de protección frente a las sequías.

En la tradición santera de Cuba se tuesta la mazorca y se la adorna con una cinta roja para alejar las enfermedad, y si se quiere tener contento a San Lázaro, hay que poner una detrás de la puerta de la casa.

De la misma manera, muchas leyendas sobre el origen del ser humano están también ligadas al maíz en distintas regiones del continente. Los Mayas Quiché de Guatemala dicen que fueron hechos primero de barro, pero duraron poco porque eran blandos, sin fuerza y se desmoronaron antes de caminar. Luego los hicieron de madera, y aunque los muñecos de palo hablaban y caminaban, eran secos, no tenían sangre ni sustancia, ni memoria, ni rumbo; y no sabían hablar con los dioses. Entonces hicieron a las madres y los padres con maíz amarillo y maíz blanco, y con esto amasaron su carne.

Para los Mexica, la planta del maíz fue un don de los dioses. El propio Quetzalcóatl, después de la creación del Quinto Sol, se encargó de buscarlo para entregarlo a los humanos; por esta razón el maíz tenía un carácter divino. En su aspecto masculino el maíz era conocido como Centéotl. Como alimento de la humanidad tenía un carácter femenino; era entonces Xilonen, el maíz que está en pleno crecimiento y floración y que se transforma en Chicomecóatl cuando está maduro, cuando se recoge en forma de mazorca y se guarda para los tiempos de hambruna .

De esa manera, el maíz está inexorablemente unido al futuro de los pueblos americanos. “La identificación del origen del maíz con el origen del cosmos, el nacimiento de los seres humanos y el comienzo de la vida civilizada, expresan la importancia que estos pueblos le atribuyeron a la domesticación de esta planta ”.

Pero el maíz nativo está en peligro, por ser el cultivo más manipulado por la industria semillera y biotecnológica. Desde los híbridos hasta los transgénicos, desde el grano hasta la semilla de maíz industrial que circula en el mercado internacional, todo está controlado por un puñado de empresas transnacionales que desarrollan estrategias jurídicas y comerciales para que el pequeño campesino deje de usar sus semillas propias y entre en sus circuitos de dependencia.

Por otro lado, se está usando el maíz en aplicaciones no alimenticias, como la producción de etanol como combustible para los automóviles, o para alimentar a la industria avícola y porcícola, en detrimento de la soberanía alimentaria. Además se usan las variedades más comerciales y se pierde el uso de otras, porque ya no son apetecidas por su tamaño, su color, su contenido de almidón, en sujeción y mandato a las necesidades de la industria. De esa manera cada día peligran más razas de maíz en todo nuestro continente. Con ello se pierden también las prácticas agrícolas y culturales asociadas a estas variedades, solo subsisten algunas variedades gracias al trabajo heroico de campesinos que las conservan por su valor cosmogónico o cultural.

Pero la principal amenaza que enfrenta nuestro maíz nativo y criollo es la manipulación genética. Por medio de la ingeniería genética, al maíz se le ha introducido genes de virus, bacterias o algas… para hacerlo inmune al glifosato, resistente a insectos o a sequías; para que produzcan plásticos, combustibles, vacunas y otros productos industriales. De semilla sagrada se la está transformando en una fábrica al servicio del capital. Como dice Miguel Ángel Asturias , “sembrado para comer es sagrado sustento del hombre que fue hecho de maíz. Sembrado para negocio es el hambre del hombre que fue hecho de maíz”.

El maíz transgénico se está expandiendo en nuestra región: en su cuna y centro de diversidad. Al momento existen ya millones de hectáreas con maíz transgénico en Argentina y Brasil. Se cultiva en menor escala en Colombia, Uruguay y Honduras, y hay amenazas de que se expanda a Paraguay y Bolivia. En México se han aprobado ya siembras experimentales… En realidad ningún país de América Latina está libre de esta amenaza. Es así como ya se ha reportado contaminación genética de las variedades de maíz criollo y nativo en México y Perú, donde ni siquiera se ha aprobado su siembra. Por otra parte, la expansión del agronegocio sobre territorios campesinos ha hecho que cada vez se cultive menos maíz de la manera tradicional, y que la milpa o la chacra, sea reemplazada por grandes monocultivos que transforman el maíz en balanceados destinados para alimentación de animales de granja, y que sobre los campos se arrojen grandes cantidades de agrotóxicos, lo que hace que la madre tierra, la Pachamama, enferme.

Es necesario parar esto que constituye un atentado contra el futuro alimenticios de nuestros pueblos. Por eso, la Red por una América Latina Libre de Transgénicos plantea a los pueblos del mundo, a sus gobiernos, a las comunidades campesinas e indígenas custodias del maíz nativo, DECLARAR AL MAÍZ NATIVO PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD.

Ya en Guatemala, uno de los centros de origen del maíz, el 22 de septiembre de 2011, el gobierno lo declaró parte del Patrimonio Natural y Cultural del país, por ser un elemento fundamental para la alimentación y la espiritualidad del pueblo maya. El Decreto señala:

El maíz, todas sus variedades, tipos autóctonos, propios, distintivos, originarios o peculiares de los suelos y climas de Guatemala es desde hoy Patrimonio Cultural de la Nación.

Puesto que el grano ha sido utilizado desde tiempos ancestrales en Guatemala y dado que es parte de la mitología, la cosmogonía, los calendarios y ha sido parte fundamental de la espiritualidad y prácticas culturales del pueblo Maya .

Este es un ejemplo a seguir, ya sea que esta declaración sea reconocida por alguna instancia oficial, o sea decretada por los pueblos mundo. En cualquier caso, nuestros maíces nativos y criollos debe ser cuidados, usados, intercambiados, cruzados, guardados, consumidos, sembrados para asegurar su continuidad, para evitar su erosión genética, para que a partir de él se siga creando diversidad, que es una fuente de vida en nuestro Continente.

El maíz transgénico es una amenaza para las variedades criollas y nativas, porque estas pueden contaminarse genéticamente a través de la polinización o de prácticas culturales como el intercambio de semillas, y entrar en circuitos productivos tradicionales, por lo que es urgente que se tomen medidas para revertir la expansión del maíz transgénico en América Latina en las zonas donde ya se siembra, y prohibir en las zonas donde aun no hay.

En este sentido, la Red por una América Latina Libre de Transgénicos, hace un llamado urgente a la sociedad mundial para que:

SE DECRETE A LOS CENTROS DE ORIGEN Y DE DIVERSIDAD DEL MAÍZ, EN TERRITORIOS LIBRES DE MAÍZ TRANSGÉNICO.

SE DECLARE AL MAÍZ NATIVO Y CRIOLLO Y A LOS SISTEMAS PRODUCTIVOS EN LOS QUE SE SUSTENTA, COMO PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD EN BENEFICIO DE LOS PUEBLOS.

Para asegurar que la biodiversidad del maíz que recibimos de nuestros padres, es un patrimonio que tenemos la obligación de pasarlo a nuestros hijos y nietos.

En esta publicación hemos escogido una pequeña muestra de la riqueza cultural que hay en América Latina en torno al maíz, representada en poesías, leyendas, recetas culinarias y cuentos; como una forma de contribuir al flujo de conocimientos, saberes y sabores sobre el maíz y como un llama urgente para salvar nuestro maíz nativo y criollo. Pretendemos recoger algo de la memoria de nuestros pueblos, pues como expresan los sabios yoreme, es necesario tener siempre viejas memorias, para que en base a ellas podamos construir esperanzas jóvenes .

Incluimos además una carta de petición a la UNESCO para que de manera oficial pidamos a esta institución que se reconozca al maíz nativo y criollo como patrimonio cultural de la humanidad, por su importancia en la dinamización cultural en América Latina, y por el peligro que corre, dada la violenta expansión de los cultivos transgénicos en la región.


Red por una América Latina Libre de Transgénicos

Mapa Diagnóstico Maíces Criollos Colombia


En la Campaña Semillas de Identidad Colombia estamos construyendo el mapa de maíces criollos en Colombia como una manera de aportar en la recuperación y conservación de nuestra agrobiodiversidad.
Con otros países caminamos por un mundo sin transgénicos, nuestra diversidad es más valiosa y no necesitamos semillas transgénicas.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Agricultura Ecológica

Agricultura Ecológica: Alimentación, medio ambiente y relaciones sociales

Continúa con gran éxito la tercera semana de las jornadas por el decrecimiento. El pasado martes, en la mesa redonda sobre eco-alimentación que se celebró en el centro Joaquín Roncal, diversos colectivos apostaron por la agricultura ecológica como nuevo modelo de consumo.

Todos los ponentes de la "mesa redonda

Para dar una visión amplia de lo que implica la agricultura ecológica, los ponentes participantes eran representantes de la Red de Semillas de Aragón, productores de agricultura ecológica “Del campo a casa”, el Comité de Aragonés de Agricultura Ecológica, la Cooperativa el Esqueje y el grupo de consumo ECOFLOR.

Desde la Red de Semillas de Aragón fomentan la utilización de variedades locales a la hora de cultivar el campo. Aunque son una asociación de creación reciente, han realizado ya varios encuentros en diferentes lugares de Aragón, siendo la próxima los días 4-5 de Febrero en Aínsa (Huesca). Se pretende así dar a conocer las variedades autóctonas de Aragón así como servir de encuentro de agricultores.

Joaquín Arqué, agricultor de “Del campo a casa” explicó que la agricultura ecológica no sólo consiste en el dejar de utilizar productos químicos sino en tratar de llegar al consumidor final lo más cerca del campo, con una menor generación de residuos y de una forma social que beneficie tanto al productor como al consumidor. Frente a los comentarios habituales a cerca del precio de los productos ecológicos, Joaquín llamó a la reflexión sobre lo que implica que los productos convencionales sean tan baratos.


Joaquín Arqué respondiendo a una de las asistentes
David Olmo, representando al Comité Aragonés de Agricultura Ecológica http://www.caaearagon.com/, tachaba al modelo de agricultura industrial actual como explotador, no sólo del productor, que ve muy reducidos sus beneficios debido a los innumerables intermediarios, sino también del consumidor. “El alimento ha perdido en los últimos años el ser, el fin de alimentarnos”. Desde este Comité dan asesoramiento a agricultores que quieran iniciarse en este tipo de agricultura.

Respecto al sector de la hostelería, desde la cooperativa El Esqueje trabajan en el restaurante Birosta, con el objetivo de aumentar la oferta vegetariana basándose en productos ecológicos, de temporada y locales, frente al abuso que consideran, se hace de la carne en nuestra dieta actual. También realizan exposiciones y son punto de recogida de cestas ecológicas.

La sala volvió a quedarse pequeña

Por último, miembros del grupo de consumo ECOFLOR nos mostraron las ventajas y desventajas de “hacer la compra” de forma colectiva. “No sólo aprendemos con las relaciones sociales entre nosotros, sino que nos hacemos responsables de lo que consumimos, conociendo qué es, cómo se cultiva y de dónde proviene”. En http://ecoredaragon.blogspot.com/ se pueden consultar otros grupos de consumo de Aragón así como productores ecológicos.

Tras la exposición de cada uno de los ponentes y el debate posterior, quedó la impresión en todas nosotras de que la agricultura ecológica va más allá del modo de cultivo. Involucra y replantea puntos tan importantes como la salud, la generación residuos, las relaciones sociales, el respeto al medio ambiente, la valoración más allá de la económica de la alimentación, o la humanización y responsabilidad frente al consumo.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Semillas transgénicas, un "arma de destrucción masiva"

El economista Antón Novás echa por tierra el modelo productivo de la transgenia alimentaria aludiendo al "blindaje" de EEUU ante posibles 'contaminaciones'

El debate sobre los alimentos transgénicos no deja de generar ríos de tinta. Tanto los medios de comunicación como las publicaciones especializadas se hacen eco de las novedades que surgen en torno a este tipo de producción que pretende erigirse en el sistema hegemónico a nivel mundial. El último acento puesto sobre este tema ha tenido lugar a través del Cuaderno Interdisciplinar de Desarrollo Sostenible (Cuides) de la Fundación Cajamar.

El número 7 del pasado mes de octubre recoge la réplica del economista Antón Novás García, 'Aportaciones para un debate sobre los alimentos transgénicos', a otro artículo publicado por "un grupo de ingenieros agrónomos en nómina de Monsanto y Agricultura España SL y Pioneer Hi-Bred Spain SL" en el número 4 de Cuides. El citado texto respondía, a su vez, al primer artículo de Novás sobre transgenia con fecha del 3 de octubre de 2009.

En relación a los alimentos transgénicos Novás alude a la Directiva 2001/18 que obliga (y cita textualmente) a "aportar evaluaciones de riesgo caso por caso mostrando que la probabilidad de riesgos directos o indirectos (inmediatos o retardados) para la salud humana o el medio ambiente no va a ser distinta de la encontrada en variedades convencionales". En opinión del economista "lo que no dicen es que esta evaluación la hace la misma empresa que solicita la autorización... la zorra al cuidado de las gallinas".

Actualmente el único cultivo transgénico comercial que existe en Europa es el maíz, y "solo se cultiva en España, Spain is different", ironiza Novás. Naciones como EEUU se "blindan" estableciendo leyes ante posibles demandas, una acción cuanto menos preocupante ya que las productoras de alimentos transgénicos afirman que estos son seguros. "¿Entonces por qué lo hacen?", se pregunta el autor del artículo.

Uno de las mayores controversias del cultivo de transgénicos es la 'contaminación' vía aérea de otros campos aledaños. Al tener patente surgen los problemas con los agricultores locales. El economista asegura que los agricultores que hayan sido "contaminados" por el polen transgénico deben "demostrar su inocencia o entrarán en los listados de Monsanto y serán demandados para imponer sus disciplina". La agricultura transgénica se convierte así en "el arma de destrucción masiva de la agricultura tradicional". En su artículo Novás cita ejemplos de afectados en otros países.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Hungría y Francia contra cultivos transgénicos de Monsanto

biohazard

Hungría y Francia han adoptado medidas que se oponen a los cultivos transgénicos de Monsanto. En Hungría se ha ordenado la destrucción de mil hectáreas de maíz porque se comprobó que habían sido sembrados con semillas transgénicas. Por su parte el gobierno Francés ha indicado que se ampliará el plazo de vigencia de las restricciones establecidas para el cultivo del maíz , incluso el presidente de ese país, Nicolás Sarkozy se ha manifestado en contra del cultivo “el gobierno francés mantiene y mantendrá su oposición contra el cultivo del maíz Monsanto 810 en nuestro suelo” dijo el mandatario.

Las semillas transgénicas están prohibidas en Hungría, en ese país los comerciantes deben asegurarse que sus productos están libres de transgénicos. Las autoridades de esa región aseguran que continuarán realizando controles para eliminar cultivos transgénicos de sus tierras. Lajos Bognar, representante del Ministerio de desarrollo rural de Hungría aseguró que había sido erradicado antes que el polen del maíz pudiera contaminar otros cultivos.

Al pertenecer a la Unión Europea, Hungría está sujeta a la ley que obliga al libre tráfico de mercancías, por tanto solo se pueden establecer controles en los negocios.

Los campesinos del lugar se han visto muy afectados porque tras la pérdida de miles de hectáreas,resulta muy tarde para realizar una nueva siembra. Adicionalmente, los campesinos no tendrán oportunidad de hacer ningún reclamo frente a las autoridades porque la empresa que vendió las semillas transgénicas en ese país actualmente se encuentra en liquidación.

En Francia se está trabajando para establecer nuevas restricciones legales que permitan extender la moratoria que se pesa sobre el maíz transgénico de Monsanto. El Consejo de Estado de Francia anuló recientemente la moratoria sobre el maíz de Monsanto indicando que el gobierno no ha proporcionado suficiente evidencia para sustentar su prohibición. En la Unión Europea un país puede prohibir unilateralmente el uso de un organismo geneticamente modificado si se comprueba científicamente que implica un riesgo para la salud humana o animal o representa una amenaza para la integridad del medio ambiente. El presidente Sarkozy ha indicado que se está preparando “una nueva cláusula de seguridad” para prohibir la siembra de la semilla MON810 producida por Monsanto.

Los agricultores de Francia han manifestado que no utilizarán semillas transgénicas ya que la declaración del presidente indica que podría establecerse una nueva moratoria y, aunque desean utilizar semillas transgénicas para aumentar su producción, la moratoria les impediría vender sus productos el 2012.

Representantes de empresas distribuidoras de semillas indicaron que los pobladores de Francia se resisten a consumir productos vegetales transgénicos, pero no tienen reservas en consumir carne que proviene de animales alimentados con granos transgénicos. Cabe resaltar que la mayoría de granos de maíz y soya importada en la Unión Europea, que es utilizada para la alimentación de animales, han sido modificados genéticamente. Considerando el proceso de producción de alimentos, los organismos genéticamente modificados están filtrándose de forma indirecta en la alimentación de los consumidores europeos aunque ellos no lo sepan.

lunes, 12 de diciembre de 2011

No A Liberación de Piña Transgénica en Costa Rica

SOLICITUD DE APOYO PARA CAMPAÑA INTERNACIONAL CONTRA LIBERACIÓN DE PIÑA TRANSGENICA EN COSTA RICA

Compañeras (os) de AMIGOS DE LA TIERRA y ecologistas amigas(os) en general. Desde Costa Rica les solicitamos reenviar la carta adjunta propuesta (siéntanse en libertad de modificarla o cambiarla) a las siguientes direcciones electrónicas del gobierno de Costa Rica: despachoministra@mag.go.cr,viceministra-tlopez@mag.go.cr, zquezada@mag.go.cr, alexmay@sfe.go.cr y de ser posible a los siguientes Faxes: (506) 22322103, (506) 22966750, (506)22325054




CARTA MODELO

Diciembre del 2011


Sra. Ministra Gloria Abrahán

Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG)

República de Costa Rica


Sr. Viceministra Tania López.

Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG)


Sr. Alex May Montero

Departamento de Biotecnología, Servicio Fitosanitario del Estado

Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG)


Cordiales Saludos desde ……país x……….Desde nuestra organización hacemos un vehemente llamado para que interpongan sus oficios y de esta forma pueda ser implementado el principio precautorio en Costa Rica ante la solicitud de la empresa LM Veintiuno S.A. hacia el Servicio Fitosanitario del Estado sobre la ampliación de las áreas de piña transgénica llamada “Piña Rose”.


Sabemos que la Comisión Técnica Nacional en Bioseguridad emitió un dictamen de mayoría favorable sobre la siembra de este cultivo en los terrenos de PINDECO. Desde nuestra organización tal…………….. le pedimos al Departamento de Biotecnología, Servicio Fitosanitario del Estado que revea el caso y pedimos no autorizar dichas siembras considerando los siguientes aspectos ya externados por la Federación Ecologista.


  • Es inaceptable autorizar la liberación de 10 líneas de piña transgénica sin contar con estudios técnicos objetivos que garanticen la inocuidad de dichos cultivos transgénicos. Dentro de los estudios técnicos que como mínimo la empresa debe de presentar se encuentra un estudio de equivalencia sustancial para cada línea transgénica que se quiera liberar. Además se deberían presentar estudios cromatográficos que evidencien la no existencia de metabolitos secundarios que puedan tener efectos adversos sobre la salud humana.


  • Se debe de comprender con mayor profundidad sobre la interacción de los genes marcadores o vectores de organismos patógenos (como virus y bacterias); Debería existir un estudio de cada uno de los genes y las proteínas, como éstas se expresan en las plantas transgénicos y sus potenciales impactos en la salud humana, los microorganismos del suelo; la flora y fauna nativa, especialmente en otros organismos benéficos como agentes de control biológico, polinizadores y descomponedores.


  • Hace falta un estudio económico. Por ejemplo qué impactos puede tener en las exportaciones de piña el que se hagan pruebas con variedades transgénicas en CR. Europa, uno de los principales importadores de piña de Costa Rica, no le gustan los transgénicos.


  • La ausencia de análisis clínicos o biológicos que evidencien la inocuidad de estos productos es un aspecto que preocupa y alarma, sobre todo considerando la magnitud del área de siembra solicitada por la empresa (hasta 200 hectáreas). Deben de descartarse todas las posibilidades de riesgos sobre la salud humana. Sobre todo considerando la inmensa posibilidad de contaminación en la cadena alimentaria dadas las proporciones del área de siembra. Hay que descartar posibles efectos de toxicidad en la salud humana y determinar el potencial alergénico de estas líneas de piña transgénica.



Los transgénicos tienen serios riesgos ambientales y sobre la salud humana, sembrar estas líneas de piña transgénica es un acto irresponsable y burlaría el Principio de Precaución establecido en la legislación de Costa Rica. La ausencia de elementos técnicos que garanticen la inocuidad de estos cultivos de piña transgénica es un elemento que no puede ser obviado por el Servicio Fitosanitario del Estado.


Sin más por el momento se despide atentamente:

Ley de Moratoria a Transgénicos en Perú entró en Vigencia

Transgénicos vetados en Perú por 10 añosPDFImprimirE-Mail
Lima, 9 dic (PL) Una moratoria de 10 años para la entrada o la producción de transgénicos entró en vigencia hoy en Perú, tras fracasar un intento del ministro de Agriculura, Miguel Callaux, de que el Ejecutivo observe la norma.

La ley de moratoria para los organismos vivos modificados, conocidos como transgénicos, fue aprobada el mes pasado por el Congreso de la República y publicada en la fecha, con lo que fue puesta en vigencia.

Esa legislación está, sin embargo, pendiente de un reglamento a ser aprobado en 60 días y que establecerá las infracciones y sanciones correspondientes.

La norma excluye a los organismos vivos modificados (OVM) destinados a la investigación, así como a aquellos usados como productos farmacéuticos y veterinarios que se rigen por normas específicas y tratados internacionales.

Antes de la publicación, Callaux confirmó haber pedido al Ejecutivo que observe la ley, pero aseguró que no para oponerse a la moratoria, sino para subsanar errores y vacíos del texto, los que no precisó.

La Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro) había exigido a su vez la puesta en vigencia de la ley sin cambios y con celeridad, dejando de lado intereses privados contrarios a la moratoria.

Con la nueva norma, quedó sin efecto un decreto del pasado gobierno neoliberal de Alan García que autorizó el ingreso de semillas transgénicas que, según productores agrarios y ambientalistas, amenazaban la rica biodiversidad peruana.

El rechazo a ese decreto congregó a diversas organizaciones de la sociedad, incluyendo a la Sociedad de Gastronomía, según la cual los transgénicos amenazaban a la notable culinaria peruana, al amenazar a sus insumos, fruto de esa biodiversidad.

Los ministerios de Agricultura, Ambiente, Salud y Producción, y organismos adscritos a la cartera del Ambiente, quedaron encargados de vigilar el cumplimiento de la moratoria.

También deberán ejecutar las políticas de conservación de la biodiversidad, así como controlar el comercio de productos agrícolas y pecuarios con países fronterizos.

mgt/mrs

sábado, 10 de diciembre de 2011

Red de Semillas Criollas en México

Semillas al rescate alimentario y ambiental
Por Emilio Godoy

AMECAMECA DE JUÁREZ, México, dic (IPS) - Cuando la mexicana Guadalupe Ortiz trabajaba en la siembra de huertas, se fijó en la importancia de la obtención y conservación de las semillas y se propuso resolver las carencias al respecto.

Ortiz fundó en 2002 la Canasta de Semillas, abocada a la recuperación, investigación, producción, recolección y distribución de simientes de variedades criollas de hortalizas. Inició el proyecto con financiamiento gubernamental y de la Fundación Merced.

"Necesitamos recuperar el tema de las semillas para llegar a la seguridad alimentaria y enfrentar el cambio climático y la aparición de plagas", explicó Ortiz a IPS.

La Canasta trabaja en la creación de cinco fondos regionales de pepitas, que derivan en siete depósitos comunitarios. El que opera en Amecameca, poblado situado 58 kilómetros al sudeste de la capital mexicana, arrancó en 2008 sobre una superficie de tres hectáreas e incluye un museo etnobotánico y una biblioteca, en construcción.

El rescate, la conservación y el intercambio de semillas son prácticas ancestrales en la agricultura familiar mexicana. Pero ahora cobró un cariz científico, pues se determina la calidad del material y su capacidad de adaptación a las nuevas condiciones climáticas.

"Las semillas han sido resistentes a todos los cambios producidos. Distribuimos fondos de simientes y casi todo se ha prestado", indicó a IPS la presidenta del Proyecto de Desarrollo Rural Integral Vicente Guerrero, Alicia Sarmiento.

Esa entidad, instituida en 1990 en el sureño estado de Tlaxcala, es una de las 14 organizaciones que forman elPrograma de Intercambio, Diálogo y Asesoría en Agricultura Sostenible y Soberanía Alimentaria (PIDAASSA) y que lanzaron en noviembre pasado una campaña nacional bajo el lema "Por el derecho a la vida, salvemos nuestras semillas nativas. Defendamos el patrimonio alimentario de México".

El Grupo Vicente Guerrero tenía en 2010 un volumen de dos toneladas de semillas, en su mayoría de maíz, de las cuales se entregaron a cada familia entre 40 y 50 kilogramos, de entre 10 y 12 variedades.

La campaña busca resaltar la importancia de la agricultura sostenible campesina e indígena para producir alimentos sanos y suficientes, superar la crisis alimentaria, conservar y mejorar los recursos naturales y resistir el cambio climático.

México producirá este año 28,5 millones de toneladas de granos básicos, 8,5 por ciento menos que en 2010, según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Cerca de 500.000 hectáreas han sido afectadas por una sequía fuerte, especialmente en el norte del país.

Ese organismo proyectó que, al finalizar este año, América Latina habrá importado 28,4 millones de toneladas, 11 millones de las cuales corresponden a México.

"Trabajamos con semillas nativas. Es nuestra vida diaria. Promovemos la agricultura sostenible y el cuidado de las semillas nativas para mejorar la producción de alimentos y proteger el ambiente", declaró a IPS el presidente de Asociación Rural de Interés Colectivo (ARIC) Independiente y Democrática, Vicenta Méndez.

Los cultivadores afiliados a este ente del sureño estado de Chiapas han recuperado simientes de maíz, fríjol, arroz y calabaza.

"Acá se recibe semilla, se almacena, se documenta y se presta. La idea es sembrar cuatro variedades de cada planta y ver cuál responde mejor", explicó Ortiz, quien elabora los manuales para la constitución de los bancos con el asesoramiento de la estatal Universidad Autónoma Chapingo, que administra el Banco Nacional de Germoplasma Vegetal.

La Canasta de Semillas recibió material del Sistema Nacional de Recursos Fitogenéticos. En la instalación, dotada de una celda solar y que está en vías de captar agua de lluvia.

Ortiz, apoyada desde 2009 por la red de emprendedores Ashoka, plantó en un invernadero y también a cielo abierto lechugas, fresas, pepinos agrios, perejil y especies medicinales orgánicas, entre otras, en un terreno rodeado de bosques y vigilado por la cumbre nevada del volcán Iztaccíhuatl, de 5.286 metros de altura.

De cada planta se extrae la semilla, se pesa, se envasa, se anota en un registro y una parte se refrigera.

Cada fondo recibe entre 100 y 200 semillas de 20 variedades, y para 2012 el plan es abrir otros cinco depósitos con el fin de establecer una red que tome decisiones, se abastezca de simientes y prosiga con la repartición.

"Con una red se puede llegar pronto a las comunidades rurales", apuntó Ortiz.

En México, unas cinco millones de personas dependen de la agricultura familiar, con una superficie promedio de seis hectáreas y con equivalencias a 39 por ciento de la producción agropecuaria total, según la FAO.

La campaña nacional incluye la creación de fondos de semillas, manejados por las comunidades, para mejorar su conocimiento, su defensa y su reproducción, y la realización de ferias campesinas para intercambiar pepitas y experiencias sobre su conservación.

"Va a haber recuperación de los préstamos, pero no sabemos todavía cuánto. Quienes reciben deben ser campesinos con poca tierra y sin maquinaria", señaló Sarmiento.

Las semillas nativas se enfrentan a los efectos del cambio climático, como lluvias y sequías pronunciadas, el surgimiento de plagas y el avance lento de los cultivos transgénicos de algodón, trigo, maíz y soja.

"Estamos ampliando nuestro fondo. Cada familia selecciona las mejores semillas", explicó Méndez.(FIN/2011)

jueves, 8 de diciembre de 2011

Detectadas plagas resistentes al insecticida de Maiz Transgénico

Dejando a un lado las reticencias de la población hacia los alimentos transgénicos, los expertos llevan tiempo advirtiendo de que estos cultivos sí presentan un riesgo real fundamentado en el conocimiento científico. Los plaguicidas biológicos que llevan incorporados estas semillas, del mismo modo que cualquier otro insecticida, pueden seleccionar variantes de las plagas que sean inmunes a estos productos, lo que anula el propósito original de la modificación genética y dificulta aún más la lucha contra las plagas. Y según acaba de revelar un informe de la Agencia de Protección Medioambiental de EEUU (EPA), parece que esto ya está ocurriendo.

El documento de la EPA analiza "múltiples informes de daño inesperado en maíz CryBb1". Este galimatías es el nombre de una proteína bacteriana con efecto insecticida cuyo gen está insertado en el maíz MON 863 del gigante agrobiotecnológico Monsanto. La planta utiliza este gen implantado para producir la proteína bacteriana que es letal para el gusano del maíz, una larva de escarabajo que se alimenta de las raíces de este cultivo.

Los expertos de la EPA examinaron las alertas de cultivos dañados y concluyeron que "se sospecha resistencia en al menos algunas regiones de cuatro estados", concretamente en Iowa, Illinois, Minne-sota y Nebraska. La EPA recomienda que se implemente un "plan adecuado de remediación", consistente en emplear "insecticidas convencionales" y "métodos alternativos de control para impedir el establecimiento de insectos resistentes". La agencia federal propina un serio zurriagazo a la compañía biotecnológica al afirmar que "el programa de monitorización de resistencias [de Monsanto] es inadecuado [...], incluyendo las respuestas a revisiones previas realizadas por la agencia [EPA]".

Vender la solución

La compañía ha replicado poniendo en duda las conclusiones de la EPA. El portavoz de Monsanto en St. Louis, Lee Quarles, dijo a Bloomberg que toman el informe de la agencia "en serio", pero que no hay confirmación científica de las resistencias. Entre las medidas que recomienda Monsanto para "llevar la delantera al insecto" está rotar los cultivos de maíz con soja, pero también otra solución para engrosar aún más las arcas de la empresa: cambiar al maíz SmartStax, otra variedad de Monsanto que lleva no una, sino dos toxinas contra el gusano.

Por su parte, la EPA juzga que SmartStax puede perder eficacia en cultivos donde se han instalado gusanos resistentes. Propone, en cambio, plantar maíz no transgénico, ya que así los insectos inmunes podrán aparearse con otros que no lo son y producir nuevas generaciones de insectos susceptibles.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Entregan Ubicación de Cultivos Transgénicos en Chile

Comunicado de Prensa RAP-Chile

Victoria ciudadana y del Consejo de Transparencia: SAG entregó ubicación de cultivos transgénicos de Monsanto

Santiago, 6 de diciembre de 2011. En respuesta a la carta enviada al Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, por María Elena Rozas, coordinadora nacional de la Red de Acción en Plaguicidas de Chile demandando transparentar la ubicación de los cultivos transgénicos de Monsanto, esta organización recibió finalmente con fecha 29 de noviembre de 2011, el listado de cultivos de maíz y soya transgénicos de esa empresa en la Región de O’Higgins, correspondientes a la temporada 2008/2009. SAG se vio forzado a cumplir la decisión de amparo del Consejo para la Transparencia en lo relativo a Monsanto, debido a que esta transnacional agroquímica, productora de la mayor cantidad de transgénicos en el país, se desistió el 16 de noviembre de este año del recurso de ilegalidad planteado contra el Consejo en la causa civil N° 3496. Sin embargo está pendiente aun el fallo de la Corte de Apelaciones sobre el recurso presentado por 25 socios menores de Monsanto, y otros productores que también pretenden mantener el secreto.

Todo comenzó en junio de 2009 con la demanda por derecho a saber la ubicación de los cultivos transgénicos planteada por María Elena Rozas, a nombre de la Alianza por una Mejor Calidad de Vida/RAP-Chile. El año 2010 el Consejo para la Transparencia, entonces encabezado por Raúl Urrutia había acogido favorablemente esa demanda en la decisión N°A59-09, ordenando al SAG entregar la información. Pero Monsanto y el resto de los productores de transgénicos apelaron de esa decisión.

María Elena Rozas declaró: “Aunque la información a la que accedimos ahora sólo se refiere a los cultivos de Monsanto de dos años atrás, es un punto de partida importante para los apicultores y productor@s orgánicos y convencionales, que estarán así en condiciones de evaluar los posibles efectos de contaminación originados por los transgénicos. Al mismo tiempo, el SAG estará obligado a entregar la información sobre la ubicación de cualquier cultivo transgénico de Monsanto a quienes lo soliciten responsablemente y en forma oficial.”

Por más de dos décadas, apicultores y productores agrícolas orgánicos y convencionales han estado en riesgo permanente sin que existiera información oficial disponible al respecto ni posibilidad alguna de reaccionar frente a posibles daños. También los grupos de interés de la sociedad civil organizada estaban impedidos de hacer una fiscalización ciudadana respecto de la posible contaminación de cultivos orgánicos y tradicionales. “Nuestro interés como organización, es la defensa del acceso a información relevante para el resguardo de la biodiversidad y la salud”, agregó María Elena Rozas.

SAG y el Ministerio de Agricultura actúan sólo en forma reactiva. Anunciaron recientemente un sistema de georeferenciación que deja en desmedro los intereses de la agricultura orgánica, convencional y la apicultura, a pesar de que estos productores representan la mayor superficie sembrada y parte importante de las actividades agrícolas, incluyendo la agroexportación. Los productores no transgénicos deben ahora reordenar su actividad de acuerdo a la conveniencia de un puñado de transnacionales productoras de transgénicos. El complejo sistema de información geográfica implementado por SAG ignora la realidad de miles de pequeños apicultores campesinos e indígenas dispersos por el país que son la mayoría pero que no forman parte de asociaciones gremiales y desarrollan su actividad en forma independiente. Son estos productores los que proveen a las ferias libres y al mercado interno.

Ahora es el turno de la Corte de Apelaciones respecto de la emisión del fallo que defienda la transparencia en Chile, negando las pretensiones de Erik von Baer que encabeza un negocio familiar del que es parte la senadora designada Ena Von Baer. Defienden aun el secreto 25 socios menores de Monsanto, entre los que están Massai, Hytech, GreenSeed y Curimapu Export además de la dinastía de La Designada. Ellos acompañaron originalmente a la transnacional agroquímica en su recurso de ilegalidad ante ese tribunal debido a que parte importante de las semillas utilizadas por ellos son de Monsanto y su producción de transgénicos es vendida mayormente a esta misma transnacional. El fin del secreto y el inicio del control social sobre los transgénicos permitirán enfrentar de mejor manera el objetivo del gobierno del Presidente Piñera de extender estos cultivos al mercado interno, expresado en proyectos de ley radicados en el Senado y cruzados por conflictos de interés, y millones de pesos invertidos en el lobby desatado para influir en políticas públicas.

Red de Acción en Plaguicidas Chile (RAP-Chile) / 6997375 (mañanas)
María Elena Rozas Lucía Sepúlveda Fonos 09-0023729/ 09-8858227
www.rap-al.org / www.rap-chile.com

Red de Acción en Plaguicidas de Chile (RAP-Chile)

FERIA DE LA BIODIVERSIDAD EN OAXACA


sinarefi

Tlacolula, Oaxaca. Noviembre 2011.

• Se promueve el intercambio y se reconoce la conservación de la diversidad durante la Feria

• Participan más de 100 comunidades y ocho grupos étnicos


En el marco de la Semana Nacional de la Conservación 2011 y la Semana Nacional del SINAREFI, se realizó la Feria de la Biodiversidad: Conservación e Intercambio de Semillas Criollas, el sábado 26 de noviembre del 2011, en la zona arqueológica de Yagul, Tlacolula, Oaxaca.

El evento fue organizado por un grupo de instituciones internacionales, federales, estatales, municipales y ejidales, entre las que se encuentran: El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), la Universidad Autónoma Chapingo, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesca (SEDAFP), el Sistema Nacional de Recursos Fitogenéticos (SINAREFI), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el municipio de Tlacolula de Matamoros y el ejido Unión Zapata.

Los objetivos del evento fueron promover el intercambio de semillas entre los productores, reconocer a los agricultores conservadores de la diversidad, intercambiar experiencias sobre conservación y mejoramiento de las semillas criollas, sensibilizar a la opinión pública y a los tomadores de decisiones sobre la importancia de la conservación de los recursos genéticos nativos, y promover el consumo de los productos locales.

En un ambiente festivo se dieron cita grupos de agricultores de las ocho regiones del estado de Oaxaca y procedentes de 100 comunidades contrastantes en climas, suelos, vegetación y grupos étnicos. A la feria de la biodiversidad asistieron 900 personas, de las cuales 451 fueron productores que expusieron la diversidad que cultivan en sus parcelas. Los grupos étnicos presentes fueron Chatinos, Chinantecos, Chontales, Cuicatecos, Mazatecos, Mixes, Mixtecos y Zapotecos.

Se observó en la feria una enorme diversidad de cultivos, especies y variedades. Para el caso del maíz se mostraron 17 razas: Ancho, Bolita, Chalqueño, Comiteco, Conejo, Cónico, Mushito, Nal-Tel de altura, Olotillo, Olotón. Pepitilla, Serrano Mixe, Tepecintle, Tuxpeño, Zapalote chico y Zapalte grande. Los productores de San Cristóbal Honduras, San Jerónimo Coatlán, mostraron plantas y semillas de teocintle conocido localmente como milpa de cocoxle (Zea mays spp parviglumis).

Las especies de frijol que se pudieron observar en el evento fueron: Phaseolus vulgaris, P. coccineus, P. polyanthus y P. lunatus, además de algunas muestras de frijoles silvestres. La variedad de colores y tamaños de los frijoles presentados por los productores fue impresionante.

Respecto a las calabazas se pudieron observar cuatro de las cinco especies cultivadas en México: C. argyrosperma, C. ficifolia, C. moshata y Cucurbita pepo. La variación observada en tamaños, formas, colores, texturas y usos fue interesante. También se mostraron al público asistente una rica variedad de frutales, quelites, hortalizas, tubérculos y flores.

Como un componente importante de la feria de la biodiversidad se expusieron, para intercambio y venta, diferentes productos elaborados con las semillas criollas como tortillas, totopos, dulces de calabaza, pastas de chiles, tamales, atoles, pinole, dulces de tejocote, aguas frescas de chilacayota y jamaica, infusiones de plantas medicinales, pasta de mole, sombreros, petates, tenates, sopladores, jícaras labradas, chocolate, memelas, mezcal, panel y pinole, entre otros.

Para brindar reconocimiento a los productores que mostraron mayor diversidad y calidad en sus semillas, se nombró un jurado calificador que determinó los ganadores. En total se otorgaron 30 premios, los cuales consistieron en tambos herméticos y silos metálicos para la correcta conservación de las semillas, bombas de aspersión, molino de nixtamal, bombas para riego y desgranadoras de maíz.

Al evento asistieron personalidades del gobierno federal y local. El Mtro. Luis Fuello MacDonald, comisionado nacional de la CONANP, quien entregó reconocimientos a las comunidades de Mitla y Unión Zapata por destinar voluntariamente superficie de su territorio para la conservación. El Dr. Salvador Morelos Ochoa, coordinador general del CECADESU/SEMARNAT, entregó cuatro premios del concurso nacional “rompe con el cambio climático a grupos de jóvenes de diferentes partes del país y de diferentes instituciones. El Ing. Salomón Jara Cruz, secretario de la SEDAFP, destacó la importancia del evento y remarcó la necesidad de apoyar la conservación de las semillas del estado de Oaxaca.

Por su parte, el Dr. René Camacho Castro, director del Centro de Investigación Regional del INIFAP, resaltó las acciones que el Instituto realiza en la conservación del germoplasma en Oaxaca y a nivel nacional. Destacó la construcción del Centro Nacional de Recursos Genéticos ubicado en Tepatitlán Jalisco y las acciones que realiza el Banco de Germoplasma de especies nativas de Oaxaca, ubicado en Santo Domingo Barrio Bajo, Etla, Oaxaca.

También estuvieron presentes el Dr. Juan José Flores Verduzco, director de Centros Regionales Universitarios de la UACH; Esteban Ortiz Rodea, delegado de la SEMARNAT en Oaxaca; la Prof. Concepción Robles Altamirano, presidenta municipal de Tlacolula de Matamoros; Jorge Ríos, director de la Zona Arqueológica de Yagul y Carlos Hernández Olivera, presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Unión Zapata.

La Feria de la Biodiversidad fue posible gracias a la entusiasta participación de las siguientes personas: Pável Palacios (CONANP), Mahoma Zuñiga (CONANP), Ing. Humberto Castro García (Universidad Autónoma Chapingo), Miguel Ángel Buenrostro (INAH), Jorge Ríos (INAH), Albino Gutiérrez, director de Turismo del municipio de Tlacolula, Ing. Victor López Leyva (SEDAFP), Carlos Hernández Olivera, presidente de Bienes Ejidales de Unión Zapata, Pedro Cruz García (CONANP) y M.C Flavio Aragón Cuevas (INIFAP).

Dirección de Promoción y Divulgación

Tahdziú, será sede de un evento sobre semillas criollas

L

a comunidad de Tahdziú, Yucatán, será sede del taller Recuperando saberes locales ¿Cómo seleccionar semillas criollas?, informó Amadeo Cool May, representante de la Asociación de Silvicultores del Sur de Yucatán, U Kanaantaal sihnal, A.C.

En_Yucatn_an_persiste_el_cultivo_de_milenarias_semillas_criollas

En Yucatán persiste el cultivo de milenarias semillas

El tema surgió de parte de los productores sureños al realizarse los foros en el marco del estudio regional y el foro U nalil kuxtal (el maíz de la vida).

El productor indicó que el evento lo organizan en coordinación en el programa de Manejo de Riesgos de Desastres en el Sureste de México del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas PNUD y esta organización campesina.

Entre los objetivos, esta intercambiar experiencia en cuanto al manejo de las semillas criollas de maíz y otros cultivos de la milpa, a su vez fomente la relación intra y extracomunitaria; intercambiar experiencias entre los técnicos, egresados de las instituciones de agronomía y con los campesinos, para darle un valor agregado a las experiencias y propicien la reflexión en el manejo de las semillas locales; reconocer que el manejo agronómico y el uso de la información generada en torno a las semillas es para darle un uso adecuado de acuerdo a las características de la región.

El sur de Yucatán, es conocido también como la región maicera y en la actualidad existen algunos productores que continúan con antiguas prácticas tradicionales para conservar sus semillas criollas y cuyas semillas han sido adaptadas desde hace cientos de años por los antiguos mayas. Aunque hoy en día, irrumpen también en estos mismos campos de cultivo, las semillas mejoradas, que de acuerdo a los mismos productores, hay que agregarles algunos insumos químicos para que dichas semillas se conserven.

A raíz del paso del huracán Isidoro, organizaciones no gubernamentales, con el patrocinio del PNUD desde el año 2002, han estado organizando eventos alusivos al intercambio y la promoción del uso de las semillas criollas y a la par promoviendo espacios de intercambios de saberes que se generan en el seno comunitario.

Gran parte de éstos saberes, se encuentran impregnados en los antiguos cuentos mayas, que resaltan cómo los pájaros intervinieron en el cuidado de las semillas y en su caso, son los mismos que se convierten en plagas al pasar el tiempo de siembra.

Otras experiencias que aún se comparten en las comunidades, son en relación a la forma en que se cuidan las semillas y el cuidado particular de cada tipo de simiente, entonces conocer este tipo de experiencias para su conservación y a la par reproducirlo en los sitios donde un día fueron seleccionadas dichas semillas, como las semillas de maíz de ciclo corto, xmejen naal, mediano, naal xoy y el largo xnuk naal.

Uno_de_los_productores_de_maiz

Uno de los productores sureños de maíz

El evento se planeó realizar en éstas fechas porque varios de los productores sureños ya iniciaron con la cosecha de sus milpas y les resulta de interés compartir experiencias al respecto, de tal forma que en este taller se espera contar con la participación de productores provenientes de los municipios de Tahdziu, Tixméhuac, Chacsinkin, y Peto.

El taller, se llevará a cabo en el local denominado la Plataforma, ubicado en la localidad de Tahdziú y después se realizarán algunas prácticas de campo en los maizales de uno de los productores de la localidad.

Papas Nativas del Cusco al Ártico

Transfieren semillas de papas nativas a comunidades de Cusco con miras a envío al Ártico

Písac, dic. 06 (ANDINA). El Centro Internacional de la Papa (CIP) transfirió 402 variedades de plántulas in vitro de papas nativas a las comunidades del Parque de la Papa en Písac, Cusco, con miras al envío que se hará en 2014 a la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, en el Ártico, se informó hoy.
ANDINA/Carlos Lezama
ANDINA/Carlos Lezama

La institución destacó que este hecho marca un hito en la implementación de procesos de conservación dinámica, que establecen puentes de conocimiento e involucran a las comunidades.

“Es muy importante desarrollar nuevas estrategias de conservación frente al cambio climático, con el apoyo de técnicos especialistas en la adaptación de tecnologías innovadoras y adecuadas", afirmó Lino Mamani, del Parque de la Papa.

Agregó que "la papa es parte de nuestra vida y haremos lo posible para que siga con nosotros, alimentando a nuestros hijos”.

La transferencia, detalló, se hizo como parte del proceso “Incorporación de la colección de papas nativas del Parque de la Papa en la Bóveda Global de Semillas de Svalbard”.

Según el proyecto, en 2014 se enviarán cerca de 1,500 variedades de semillas de papas al depósito mundial de Svalbard, para salvaguardar el tubérculo y la seguridad alimentaria.

El curador del CIP, René Gómez, destacó que la transferencia de material genético (plántulas in vitro) a las comunidades del Parque de la Papa "es un hecho sin precedentes".

"Es la primera vez en que comunidades indígenas se involucrarán en la producción de semilla botánica, empleando tecnologías avanzadas y son asistidos por el CIP y especialistas de asociación Andes”, resaltó.

Antonio Guzmán, de la asociación Andes, explicó que el proyecto marco involucra la producción de tres grupos de semillas: uno lo utilizará el Parque de la Papa para desarrollar variedades locales resistentes a las rápidas fluctuaciones en los patrones climáticos.

El segundo grupo se almacenará en el banco de genes que tiene el CIP en Lima y el tercero se enviará a la Bóveda de Semillas de Svalbard.

El director de Andes, César Argumedo, aclaró que “la propiedad de cada grupo de semillas será del Parque de la Papa, lo cual marca un hito para el reconocimiento de la importancia de la colaboración entre las comunidades indígenas y las instituciones internacionales”.

“El Parque de la Papa pone de manifiesto el papel activo que juegan las propias comunidades en la creación y conservación de la diversidad”, enfatizó.

(FIN) NDP/JOT