martes, 18 de octubre de 2016

Declaración Latinoamericana en la Asamblea de los Pueblos en la Haya en el marco del Tribunal a Monsanto

14 al 16 de Octubre del 2016.

Denunciamos:

Que el actual sistema extractivista en nuestros países esta destruyendo nuestra diversidad biocultural, poniendo en riesgo la vida en la Tierra.

Considerando:

Que el agronegocio, como expresión del modelo extractivista, ha cambiado el eje de la agricultura suplantando la producción de alimentos por mercancías, y que las consecuencias directas para nuestros pueblos son el despojo de los territorios; la eliminación de los pueblos originarios y las comunidades campesinas; la concentración de la tierra; la deforestación de bosques nativos; la degradación irreversible del ambiente y la biodiversidad.

Que los actos de biopiratería sobre nuestro germoplasma vulneran nuestra soberanía alimentaria, económica, política y cultural.

Que el poder político en su mayoría no esta cumpliendo con su misio n de promover el bien común y proteger la vida, sometido al poder económico y a los intereses de las grandes transnacionales

Declaramos:

Que asumimos nuestra propia defensa frente a los intereses del agronegocio y protegeremos nuestros pueblos y nuestros territorios.

Para ello:

– Exigimos a cada uno de nuestros Gobiernos que apoye el reconocimiento del Ecocidio como el quinto crimen contra la paz y la seguridad de la humanidad ante la Corte Penal Internacional.
– Postulamos la construcción del principio de equiparación por el cual deben universalizarse los criterios de mayor beneficio y/o protección alcanzados sobre la salud y el ambiente en una región o continente.
– Exhortamos el cumplimiento del principio de no regresión, ya que nuestros países están siendo sometidos a procesos legislativos de flexibilización de las normas de protección ambientales, que en la mayoría son el resultado de luchas populares.
– Exigimos el cumplimiento del Principio de Solidaridad intergeneracional e Indubio Pro-natura: en caso de duda, a favor de la naturaleza
– Sostenemos que la educación es un motor de transformación social al servicio de los pueblos y la naturaleza, y no una herramienta de dominación.
– Instamos a los consumidores europeos a dejar de comprar carne, soja y otras materias primas latinoamericanas, cuya producción vulnera los Derechos Humanos.
– Rechazamos los Tratados de Libre Comercio por someter las autonomías de los pueblos.
– Defendemos las semillas criollas y nativas dado que son fuente de diversidad biológica y cultural, que inspiran la creación individual y colectiva en las comunidades y son fuentes de Vida. Reivindicamos el derecho de guardar, reproducir, multiplicar, intercambiar, donar, compartir y vender libremente las semillas.
– Manifestamos nuestro compromiso con la defensa y la promoción de la agricultura campesina, especialmente con las prácticas agroecológicas.
– Desconocemos los organismos geneticamente modificados e híbridos degenerativos como semillas, ya que no cumplen la función de generar y sostener la vida.
– Nos solidarizamos con el pueblo haitiano, victima de una catástrofe climática producto del modelo económico.
– Rechazamos el gobierno ilegitimo heteropatriarcal, racista y saqueador de Brasil.
– Refrendamos la firma de los acuerdos de Paz en Colombia entre el Gobierno y las FARC como una oportunidad de construcción de paz, estable, duradera y con justicia social. Respaldamos a quienes han vivido la guerra.
– Rechazamos las políticas desestabilizadoras que amenazan la autonomía y la soberanía de Latinoamerica.

Herederos de las luchas liberadoras de la historia latinoamericana, confiamos en nuestra capacidad para recuperar la soberanía, y abrazamos fraternalmente la lucha emancipadora de los pueblos del mundo.

viernes, 7 de octubre de 2016

Europa Rechaza Cultivos de Maíz Transgénico

El Parlamento Europeo rechaza por mayoría el cultivo de nuevos maíces transgénicos

Piden al Gobierno en funciones que no permita la autorización de nuevas variedades de maíz transgénico y que suspenda su comercialización
Este jueves 6 el pleno del Parlamento Europeo ha votado mayoritariamente en contra del cultivo de dos nuevas variedades de maíces transgénicos de las empresas DuPont – Pioneer y Syngenta y la reautorización del maíz MON810 de la empresa Monsanto.
Ante esta resolución, y debido, según señala COAG en una nota, a que en España existe un nuevo riesgo medioambiental debido a la presencia de una planta invasora llamada teosinte, que se encuentra en los campos de maíz y es capaz de intercambiar genes con el maíz modificado genéticamente, organizaciones de agricultores, consumidores y ecologistas han solicitado al Gobierno en funciones que no permita la autorización de nuevas variedades de maíz transgénico y que suspenda la comercialización de maíz modificado genéticamente.
“Sería una irresponsabilidad permitir el cultivo de nuevos maíces transgénicos en esta situación. Los maíces modificados genéticamente que se pretenden autorizar solo traerán más problemas a un sector que ya está sufriendo por la presencia del teosinte” declaró Andoni García Arriola de COAG.
Hace un año 17 países y cuatro regiones de la Unión Europea prohibieron el cultivo de transgénicos en su territorio mientras que la superficie cultivada en España y Portugal ha disminuido en las últimas campañas. Además, varias empresas retiraron los expedientes de autorización de nuevas variedades modificadas genéticamente ante la evidencia del rechazo que generan y la falta de mercado.
“SI NO PARAMOS SU CULTIVO NOS PODRÍAMOS ENCONTRAR EN UN FUTURO CERCANO CON SUPERMALEZAS QUE DIFICULTARÍAN AÚN MÁS LAS LABORES DE LOS AGRICULTORES”
“Hay un grave déficit democrático en la toma de decisiones sobre transgénicos en la Unión Europea. La Comisión sigue presionando para que se cultiven nuevos maíces transgénicos pese a la opinión en contra de la mayoría de los Estados Miembros y el Parlamento Europeo y a la falta de datos científicos sobre su seguridad” afirmó Blanca Ruibal de Amigos de la Tierra
Respecto a la presencia de teosinte la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) publicó recientemente una opinión en la que se subestiman los riesgos que supone la presencia de este pariente silvestre del maíz.
“Si no paramos el cultivo de maíces transgénicos nos podríamos encontrar en un futuro cercano con supermalezas que dificultarían aún más las labores de los agricultores y podrían conllevar a un mayor uso de plaguicidas con nefastas consecuencias para el medio ambiente y la salud de las personas, ha concluído Ferreirim
Amigos de la Tierra, Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Confederación Estatal de Consumidores y Usuarios (CECU), Ecologistas en Acción, Greenpeace, Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos y Red de Semillas solicitan que el Gobierno en funciones vote en contra de la propuesta de la Comisión Europea de reautorización del maíz transgénico MON810 y de la autorización del maíz Bt11 de Syngenta y del 1507 de Dupont Pioneer, tal y como ha recomendado el plenario del Parlamento Europeo este jueves.
Fuente: http://www.agroinformacion.com/parlamento-europeo-rechaza-mayoria-cultivo-nuevos-maices-transgenicos/


jueves, 6 de octubre de 2016

EN LA ADVERSIDAD SEREMOS SALVADOS POR LA ESPERANZA ​


4 DE OCTUBRE  DE 2016

*!SOMOS UNA INICIATIVA AGRARIA DE PAZ!*

 Ante los infortunados resultados del plebiscito por la paz, donde el NO se impuso por una diferencia menor a 0.5 puntos porcentuales sobre el SÍ, la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC manifiesta que:

 1. La ANZORC es una iniciativa agraria de paz, con un compromiso inexorable por la paz con justicia social para Colombia. Por lo que seguirá trabajando en las distintas regiones del país para defender los Acuerdos de la Habana. 

2. Respaldamos y nos sumamos a todas las propuestas y alternativas  de movilización social para la defensa de la Paz que convoque el Movimiento social y Político a favor del ACUERDO FINAL PARA LA TERMINACIÓN DEL CONFLICTO Y LA CONSTRUCCIÓN DE UNA PAZ ESTABLE Y DURADERA. La Paz no sólo es un discurso que nos une, sino un motivo de lucha inclaudicable en el que nos encontraremos tanto en las urnas, como en las calles y veredas de todo el país.

 3. Aunque los actuales Acuerdos de Paz firmados entre el Ejecutivo y las FARC-EP no son una solución estructural a los problemas del país, sí representan una esperanza para millones de colombianas y colombianos históricamente marginados y violentados para poder vivir tranquilos y dignamente en sus territorios.

 4. Es falso afirmar que los Acuerdos no fueron consultados. Diferentes sectores entre empresarios, víctimas, organizaciones sociales, campesinas, indígenas, afrodescendientes, mujeres, LGBTI, sectores políticos y religiosos, académicos, entre otros, hicimos parte de la construcción de lo acordado en la Habana. Razón por la cual consideramos que es un error que pone en riesgo la paz del país suprimirlo o modificarlo. 

5. Nos entristece saber que las regiones del país que más han sufrido los suplicios de la guerra y que votaron favorablemente en el plebiscito, deban soportar el trance y la incertidumbre que implica la victoria del NO en lugares donde pocos conocen en carne propia los dolores del conflicto. 

6. Nos resulta ignominioso para el país saber que, a pesar del total respaldo de toda la comunidad internacional a lo acordado en la Habana, haya imperado el desconocimiento, la desinformación y la mentira manifestada en las urnas y la abstención. 

7. Reafirmamos nuestro compromiso en el cumplimiento del Comunicado Conjunto N° 70 que busca la reintegración y la inclusión social a los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en las filas de las FARC-EP. Nuestro papel en la Mesa Técnica y en el proceso de apoyo, acompañamiento y/o veeduría seguirá en pie, teniendo como principio orientador el interés superior de los niños, niñas y adolescentes. Igualmente; estaremos dispuestos a la implementación de los diferentes acuerdos en las zonas de reserva campesinas. 

8. Consideramos que el reciente anuncio del presidente Juan Manuel Santos de darle fin al Cese al Fuego el próximo 31 de octubre, no sólo es una traición a los más de 6 millones de colombianos que confiamos en su palabra para ponerle fin al conflicto armado colombiano sino, además, es una clara apertura a una nueva confrontación armada con las FARC-EP; las víctimas, los huérfanos, las viudas, los muertos y la sangre que se derrame será responsabilidad de aquellos que lideraron con mentiras la campaña del NO, a ellos les cae el peso de haber puesto en crisis esta posibilidad histórica de solucionar por medio del diálogo un conflicto de más de medio siglo. Exigimos en nuestro derecho como campesinos y campesinas que el estado cumpla con el mandato constitucional que señala a la Paz como un derecho y deber de obligatorio cumplimiento.  

Finalmente hacemos un llamado a la sociedad en general a defender el proceso de Paz, y a quienes hoy llevan la batuta del NO, a ser propositivos, demostrando que los impulsa el bienestar común y no intereses egoístas ni mezquinos.

*ASOCIACIÓN  NACIONAL DE ZONAS DE RESERVA  CAMPESINA - ANZORC-*

4 DE OCTUBRE  DE 2016

*!SOMOS UNA INICIATIVA AGRARIA DE PAZ!*
Equipo Dinamizador Nacional ANZORC
Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina de Colombia 
Dirección: Av Calle 19 # 4-20  Oficina: 101 Edificio Emperador Bogotá - Colombia
Teléfonos Secretaría de ANZORC:   3208911371 
 

miércoles, 5 de octubre de 2016

Que se archive la ley de semillas y agrobiodiversidad en Ecuador - Organizaciones Sociales

Ecuador: Organizaciones sociales ante la “Ley de Semillas y Agrodiversidad”


El comunicado finaliza "proponemos que se archive la “Ley de Semillas y Agrodiversidad”, que se abran espacios de construcción conjunta para levantar políticas públicas que permitan fortalecer los sistemas de semillas campesinas y nativas, y que aseguren el libre flujo de semillas".
En el Ecuador actualmente se está debatiendo una nueva Ley de Semillas y Agrobiodibersidad a cargo de la Asamblea Nacional, que pretende desprender a las semillas de sus legítimos custodios para entregarlas a los grandes capitales trasnacionales, desconociendo la gran labor de las campesinas y campesinos, convirtiéndonos en simples consumidores y poniendo en riesgo la Soberanía Alimentaria de Ecuador.
Los indígenas de la Sierra, las defensoras de la Pachamama, las mujeres de Ecuarrunari expresamos nuestra preocupación frente a un proyecto de ley que será diferente al que en este momento se encuentra en fase de consulta prelegislativa.
Exponemos varios puntos que a nuestro juicio constituyen un retroceso a lo ya logrado por la Constitución del 2008 y la Ley de Soberanía Alimentaria:
- Se propone reducir a la semilla campesina y nativa en un mero recurso destinado a la bioprospección, pero que no debe circular más allá de su ámbito doméstico o ser comercializada, porque no es considerada como “semilla de calidad”. Nosotras declaramos que todas las semillas nativas y campesinas son semillas de calidad.
- Sólo puede ser comercializada la semilla registrada y certificada; que tenga “pureza genética y varietal”, es decir, con una estrecha base genética. Este tipo de semilla está controlada por empresas transnacionales, lo que nos hará dependientes de la compra de semillas, minando nuestro conocimientos ancestrales.
- Se declara a la semilla como patrimonio del Estado, a pesar de ser nosotras quienes hemos domesticado, conservado, multiplicado nuestras semillas. Jamás hemos recibido apoyo del Estado. Ahora nos enfrentamos a un proceso de despojo de nuestras semillas, que es la base de nuestra soberanía alimentaria desde al menos 7,000 años.
- En la actualidad los pueblos originarios y campesinos seguimos siendo los custodios y guardianes de las semillas y de los conocimientos colectivos asociados a ellas. Somos quienes alimentamos a 13 millones de ecuatorianos.
Las semillas siguen siendo un patrimonio colectivo de los pueblos al servicio de la humanidad y un bien común.
Es por esto, por principio de precaución, que proponemos que se archive la “Ley de Semillas y Agrodiversidad”, que se abran espacios de construcción conjunta para levantar políticas públicas que permitan fortalecer los sistemas de semillas campesinas y nativas, que aseguren el libre flujo de semillas, que no ilegalicen nuestras prácticas ancestrales de guardar semillas, que nos mantengan alejados de semillas y cultivos transgénicos, que fortalezcan los sistemas agroalimentarios reconociendo y apoyando a quienes mantienen el sistema: las campesinas e indígenas del país.

http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Noticias/Ecuador_Organizaciones_sociales_ante_la_Ley_de_Semillas_y_Agrodiversidad